miércoles, 21 de junio de 2017

Breves cuentos, mitos y leyendas indígenas (21)

Imagen en el archivo de Kanayatu Kayamura


CANTO DEL ARMADILLO Y DEL OSO HORMIGUERO (etnia Piaroa)
Inmediatamente después de los armadillos, nació Woya, el oso hormiguero. Su recinto sagrado está bajo una montaña, en el Orinoco inferior. Dijo que había tomado forma, piel, cola de Enemey Ofo’daa. Cuando fue creciendo, bajó a la tierra. Pero no vio nada, ni agua, ni luz ni estrellas. —¿Cómo pueden vivir sin nada esos hombres? No tienen comida, no tienen agua.
Antes Wajari había creado la claridad. Tenía faroles en los ojos y veía con ellos (todos los animales tenían lo mismo antes de haber claridad). —¿Cómo conseguir hombres amigos? –se preguntó Woya.
Salió pues y recorrió el mundo entero para encontrar amigos. Y así llegó hasta la casa del armadillo. Remu y Sera vivían juntos en la casa. Woya quiso entrar, pero la puerta estaba cerrada. Los armadillos no se dieron cuenta de su presencia, por eso volvió para la casa. En su casa se puso a meditar en cómo iba a poder meterse en aquella morada. Sopló yopo para que le vinieran pensamientos. Los animales sopladores de yopo no tienen que pasar por la ceremonia de las espinas de raya. Cierto que no había nadie que se las hubiera podido hacer a ellos. Preparó el yopo y lo sopló. Luego partió hacia la morada de los armadillos, pero se perdió.
En el aire flotaban las palabras: te perdiste. Por fin llegó al hogar de los armadillos. Se paró afuera y se puso a pensar. —Hace un rato pasé por aquí y no me dejaron entrar. Se transformó en picaflor y voló hasta el árbol situado en el techo de la casa y cantó en la voz del pájaro meyre.
Los hermanos escucharon el canto. Remu dijo: —Podrías matar este pájaro con cerbatana. Sera trató, pero erró el tiro. El pájaro se echó a reír. —¡Oh, ese pájaro se está riendo de mí! –dijo Sera.
El pájaro se transformó en dos: quedó como picaflor, pero al mismo tiempo se transformó en un hombre, que por el sendero se encaminaba hacia la casa. El hombre le habló a Sera, quien se asombró mucho, pues en ese momento estaba tratando de disparar con la cerbatana al pájaro. Sera dijo:  —Yo soy el hermano mayor, pero no te conozco. Puedes entrar. Mi hermano sabrá seguro a qué grupo perteneces.
Y el pájaro al igual que hoy en día, se quedó en el árbol sobre la casa. Remu estaba jugando y riéndose en su chinchorro, en la mitad de la churuata.—¿Qué clase de gente nos ha venido a visitar? No te conozco, aquí está tu chinchorro, al lado mío.
Sera siguió tratando de matar al pájaro, pero sin efecto. Woya le explicó que ese pájaro lo acompaña siempre, y si lo matan, han de morir los tres.—Ese pájaro es un pensador disfrazado. No lo mates, pues moriremos nosotros tres.
Remu le dijo a su hermano que dejara ya la cacería, pues era peligrosa. Sera entró. Woya le preguntó a Remu si tenía yopo. Remu mandó a Sera a buscar yopo. Trajo claridad a la churuata. Remu le preguntó a Woya:—¿De qué pueblo eres? ¿De dónde has venido?
Woya le respondió: —Primero dame yopo, después te lo diré todo. Luego Remu le pidió yopo a Woya. Pero Woya dijo: —Yo soy un gran pensador, no soy como son ustedes. Si soplaras de mi yopo, dirías cosas raras de mí.
Pero Remu así y todo le pidió del polvo y luego dijo que ya su yopo estaba listo:
—Dáselo, Sera. Woya dijo: —No, no quiero que sea Sera el que me lo dé. Pues así no vale nada.
El propietario del yopo es el que tiene que dármelo, o sea tú, Remu. Yo soy un mejor pensador que tú. Yo he soplado yopo y he bebido dada también. Remu solamente quería darle un poquito, pero Woya lo quería todo de golpe. Y en verdad se lo sopló todo de una vez. Woya dijo: —Está bien. Tú también puedes soplar yopo y podrás convertirte también en un pensador como yo.
Y así Woya le dio tres veces yopo a Sera. Y dos veces a Remu. El yopo de Remu no le hizo efecto a Woya, pero el de Woya era más fuerte. No le hizo efecto a Sera, pero a Remu sí. Remu vomitó y gritó:—Woya me quiere matar, yo mato hombres.
Sera dijo: —Esa es una visión del futuro. Remu gritó: —Ese hombre que entró en mi casa va a matarme.
Sera le dijo a Remu: —No vales mucho si te emborrachas tan rápido. Es tu error. No teníasque haber pedido yopo. Remu gritaba y gritaba y en la figura del armadillo que antes había sido hombre, corría por toda la churuata, daba brincos y tirábase al suelo diciendo: —Woya me quiere matar, pero yo lo mataré.
Sera ató a su hermano, pero Remu rompió las amarras. No había qué hacer. Sera le pasó la maraca por la cabeza a su hermano y se curó. Remu le preguntó a su hermano: —¿Qué me pasó? Tuve visiones sobre el futuro.
—Sí –respondió Sera. —¿Grité algo malo? ¿Qué fue lo que me pasó? –preguntó Remu.
Woya mientras tanto intervino, le pidió a Sera que no contara lo que había pasado, pues de lo contrario se iba a enojar. Sera dijo así: —No hiciste nada. Estabas sentado en tu banquito.
Woya le preguntó a Remu: —¿Qué efecto te hizo mi yopo? ¿Qué fue lo que viste?
Remu: —Vi que me matabas, pero seguro era mentira.
Woya: —Te dije que el yopo era algo peligroso. No estás acostumbrado al yopo fuerte.
Remu: —¿A qué grupo perteneces, Woya? ¿De dónde has venido?
Woya: —Yo vine de abajo, hacia donde voy a regresar y donde seré el padre de los animales. Woya le preguntó a Remu: —¿Y tú, quién eres?
Remu le contestó: —Mi tierra está aquí. Esta es mi tierra. Yo llegué aquí antes que tú. Woya se quedó dos días más con ellos y luego regresó a la casa de abajo.
Antes de irse, dijo: —Dentro de poco nacerá Wajari y todos ustedes serán sus animales. Pero sépalo, el chácharo, el mékira, será mi animal. Luego dejó la casa de los armadillos.

Tomado de: Cuentos y mitos de los piaroa. Lajos Boglár  Fundación Editorial El perro y la rana (Caracas, 2015).


LA MUERTE
Mito Karibe-tamanak del Rio Orinoco. Filippo Salvatore Gilii, ortografía hispanizada por Gilberto Antolìnez.
El civilizador Amalivac, concluida su obra, quiere regresar a su tierra natal ultramarina; tripula una canoa y, para despedirse de los tamanak  les dice en alta voz: “Uspicachetpè mapicatechi: os renovareis cambiando la piel de vuestro cuerpo”, esto es: que nunca morirían, más se rejuvenecían tirando la piel vieja como las  serpientes, grillos y otras alimañas. Se admiró tanto una vieja que allí estaba, que exclamo: “oh”, dudando de tales añagazas. Airado por tal cosa Amalivac repuso luego: “Matagueptechi”, que declarado es: “Desde ahora moriréis”. Los Tamanak  decían que si la anciana no hubiese dudado hoy vivirían en perpetua juventud. Idea central: la muerte es un castigo a la falta de fe en la palabra de un Dios. El acto de la vieja fue una contingencia accidental. Hasta entonces cuenta el tiempo de los orígenes.

LA MUERTE (mito de los karibe-Taurepàn de la Gran Sabana)
(Theodor Koch-Grünberg y Fr. B. de Matallana, ortografía  hispanizada por Antolìnez).

Karapishainmà, “la Gran Langosta” ancestro de los Taurepàn y primer hombre, yacía abandonado y yerto en una isla desierta adonde había sido deportado por el sapo de la lluvia, Waromà. Fue  regocijado por Uey, el  sol, en la canoa que le servía para atravesar el gran rio (Vía Láctea) con sus bellas hijas (estrellas de las nebulosas). Estas lo remozaban bañándolo en el rio, pues el sol quería tener un futuro yerno en Karapishaimà, Así Uey, le dijo: “Te casaras con una de mis hijas, pero no te dejes seducir  de  ninguna de las demás mujeres”. Pero el pillo de Karapishaima, en un descuido, se puso a retozar con las hijas de kasanak, el  Rey zamuro de dos cabezas, que son las estrellas no incluidas en la vía láctea. Así como regresó Uey con su familia vio el desastre, y las chicas reprendieron  al primer hombre por haber saltado a tierra sin permiso y no dar cumplimiento a sus restricciones impuestas por el sol. Este último dijo: “De haberme obedecido, permanecerías para siempre bello y joven, pero ahora tendrás juventud por corto tiempo y después te verás feo y muy viejo”. Al dia siguiente  despertó sin encontrar al sol, que se había ido, y  se vio entre zamuros, feo y viejo, y tuvo que casarse con una hija del oscuro Kasanak. “Karipishaimà fue nuestro ancestro-dicen los taurepán- el padre de los indios, pero por su culpa están las hijas del sol en el camino de los muertos (vía Láctea), mientras que nosotros venimos a parar en feos y viejos”. 

No hay comentarios: