domingo, 22 de abril de 2018

DE CUANDO MURIÓ LA MUERTE Y OTROS POEMAS DEMENTES. Varios autores


Imagen en el archivo de la  cantante de música llanera Eliana Marval



Manuel Feo La Cruz
MUERTA LA MUERTE

III
Muerta la soledad, queda la muerte,
Y me preguntas con temor velado
Cómo acallar su grito desgarrador,
Cómo vencer su palidez inerte.

Es de temor de perderme y de perderte
tras la sombra asfixiante del murado;
de perder estas voces que en sagrado
instante del amor nos dio la suerte.

En ellos, corazón no mancillado;
en su clara mirada para verte;
en su mundo de paz iluminado,

esta luz eterna, de tal suerte
que en su vida la nuestra ha continuado:
muerta la soledad, muerta la muerte ¡

IV
Este grave metal de la campana
-en plomo de tormenta derretido-
anuncia la llegada del olvido
en crucero de luz por la mañana.

Alza bronca su voz en la lejana
espera del amor languidecido
y vierte la acritud de su sonido
como lluvia lodal en la fontana.

Es la voz de muerte su gemido;
es un cántico gris a hora temprana;
es puñal en costado mal herido.

Mas, dime tú de sueños hortelana,
que no temes la muerte ni el olvido,
sino el grave metal de la campana!

V
Aunque la muerte haya muerto, no mueras.
Vierte el amor en tu lámpara sonora
y llama la emoción donde mora
la paz indefinible de las eras.

Aunque la muerte haya muerto no mueras.
Acerca tu calor a la canora
huerta que ha nuestros hijos enamora
con florecer de innúmeras quimeras.

No mueras, de mi ser horticultora ¡
Bien sé que, en el recuerdo, si murieras,
aliento de mi amor, como es ahora.

Tu huella rondaría mis esperas;
más, para recordar, aún no es hora.
Aunque la muerte haya muerto, no mueras!


Gerardo González Vásquez
LA MUERTE NOCTURNA
La muerte tiembla cuando yo despierto
y se acobarda de su propio engaño.
La he vencido en el alba. Su rebaño
de sombras fue un carámbano en mi huerto.

Muy lejos de la noche, me convierto
en la última pirámide del año.
Y entibian mis aristas el extraño
sol que alumbra en un místico desierto.

La muerte me acompaña mientras duermo
con el dolor de su esqueleto enfermo
pero en fracaso su misión concluye,

porque mi cuerpo, sin mortal herida,
en nocturno combate por la vida
la cansa, la derrota y la destruya!...

 

***Otros poemas dementes*** 

 

Poema de Nieves Clemente

Yo quiero vivir pecando

entre un vaso de aguardiente

con el tintero presente

cuando me estén fustigando.

Yo quiero vivir cantando

y morir por el derecho.

Que pá todos haya techo

y la luna campanera

bendiga el trigo en la era

con la musa de mi pecho.

 

Orlando Araujo

CANCIÓN AL HÍGADO DE CAÑA Y MUERTE

Extraño ser metido en mis entrañas

silente defensor de mi locura

a ti debo la vida que perdura

en el amor y en todas sus hazañas.

 

Sólo Dios sabe cómo tú me amañas

y cómo quieres a esta vida dura

para seguir conmigo en la locura

de las letras y el canto de las cañas.

 

Conozco hígados tristes y sin dueño

que en cuerpos sin amores y sin vinos

jamás sintieron la embriaguez de un sueño.

 

En cambio tú, amigo, eres divino

y sé que estás muriendo en el empeño

de no dejarme solo en el camino.

 

 

Nemesio Antonio Alvarado Mendoza

DÉCIMA DEL AGUARDIENTE

I

Yo he visto unos caballeros

que dicen saber  beber

pero los he visto caer

el día menos pensado

y solo en mí se ha notado

este mal tan diferente

no más a los inocentes

castigan por el licor

y de este modo Señor

todos toman aguardiente.


II

Tiene un secreto tan fino

este licor soberano

que el padre toma lo humano

y el rico lo divino

como toma el capuchino

metido entre su capote

también toma el sacerdote

metido en su casucha

y el monaguillo la suya

y que a mi nada más se note.


III

La más digna señorita

toma sin ser rescatada

y le dicen a  la criada

dame acá una migajita

y cuando la ven tontica

ay que beso señorita

una niña tan decente

que parece un serafín

pero es capaz de darle fin

a un alambique caliente.


Poemas Tomados del Proyecto de Extensión Universitaria:  ANTOLOGÍA DE LA DÉCIMA POPULAR EN EL ESTADO COJEDES (UNELLEZ-San Carlos) Autor: Isaías Medina López 

No hay comentarios: