lunes, 23 de abril de 2018

Rimas de Amor llanero (5). Varios Autores


Joven llanera en el archivo de Joel Gonzalez


Jacobo Castellano Díaz
FUEGO DE AMOR

Amor que prendiste fuego
con inmensas llamaradas
llamas de fuerte querer
y con pasiones mezcladas,

que van creciendo con fuerza
en almas apasionadas
y en la hoguera del deseo
crecen juntas abrasadas,

lindo amor de primavera
con ese fuego en cascadas
que en la hoguera del amor
se sienten enamoradas,,

yo que te amo con ternura
y mi pasión no es fingida
en mi pecho de llanero
este querer más se aviva,,

ahora solamente queda
el calor de ese hoguera
hay que darle mucho amor
y la pasión mantenerla,

para que siga encendida
la llama y nunca se apague
y siempre siga prendida
en almas enamoradas.


Luis Fadul Hernández
MIEL DE ARICA
Era una tarde gris y la sabana
se llenaba de música salvaje.
En el confín de la extensión lejana
de sangre y oro se teñía el paisaje.

La muchacha del hato, campesina,
inconfundible en su esbeltez morena
–en abundosa cabellera endrina-
por devoción se me enredó una pena.

Se fue conmigo tras la miel de Arica
y por senderos que ni el sol trafica,
anduvo a la merced de mis resabios;

Ella tomó su miel y yo la mía,
ella la miel de Arica de la umbría
y yo la que destila de sus labios.


Juan de la Cruz García
AMADRINANDO CAMINOS
Algún día, por la llanura
volveré con mi caballo,
amadrinando caminos
bajo los soles de marzo,
si en los juncales resecos
la brisa te está nombrando,
y siento que el horizonte
a veces te está llamando,
entonces voy por el rumbo
que ha de llevarme a tus brazos


Gonzalo Caldera Rodríguez
MIL DISCULPAS
te molestaste conmigo
por un simple acontecer
lo sublime del sentido
y no estaba permitido
en el alma de tu ser
mi forma de proceder
al jugarme asi contigo,
pido disculpas y te digo
que no vuelve a suceder
porque no pienso volver
molestando a un ser querido
persona que ha merecido
y no lo puedo esconder.

como familia y mujer
mis respetos más floridos,
las rosas siempre han tenido
la admiración del clavel
y el poeta y el pincel
dibujan su señorío
van amarrando amoríos
con hebras de seda y miel.
magia y poesía en la piel
avivando coloridos,
y ese esplendor siempre ha sido
para la rosa su ley
y yo siempre seré aquel
que sin querer ha ofendido
por eso estoy confundido
en el arte del querer.


Eduardo Alí Rangel

DÉCIMAS A UNA MORENA
Por tu doncellez en florecidos
de clara estirpe llanera,
tienes aire de palmera
en madrugadas de amor.
En ti se fijó el color
y el sol ahuyentó la pena
para ponerte morena
como la tierra mestiza,
que se mira en tu sonrisa
y con tu gracia se llena.

Porque el canto se hace río
para líricos antojos,
me estoy mirando a tus ojos
negros como un desafío
y en brazos del corrío
y en manos del sentimiento
te lleva mi pensamiento
que es hermano del anhelo,
con sus canciones del cielo
y su frescura del viento.

En tu silencio de Llano
se me quedó la emoción
y piensa mi corazón
cuando se acerca a tu mano
que en el espejo lejano
de tu palabra indecisa
hay una rosa que avisa
la claridad del mensaje,
para que sepa el paisaje
lo que dice tu sonrisa.

Llanera de estampa pura
por la gracia del color,
que palpitas en amor
y vives en la ternura.
Por algo el caño murmura
con su canción más serena,
que el sol ahuyentó la pena
en huellas de tu destino
y que siguió tu camino
para ponerte morena!


Abel H. Cardoza Cedeño
ROMANCE EN EL RÍO COJEDES

Cojedes rio querido
entre tus aguas viajeras
quiero que te lleves
río Cojedes, la amargura de mis penas
que las lleve en tus espumas
a lo lejos para otras tierras
a ver si puedo olvidar
una pasión traicionera
a ver si puedo arrancarme
hermoso río los caprichos de esa morena
por causa de esa mujer
por poco a la tumba me lleva.
Recuerda que en tus orillas
río Cojedes, una tarde veranera
me juró su amor sagrado
esa mujer me pidió que la quisiera
hoy comprendo que eso era mentira
la promesa que me hiciera
y yo como un niño en su maldad, creyera
si tú la llegas a ver oye, mi Cojedes
confío en tus riberas
me le dices a esa falsa dama
que aún estoy en su espera
para reclamarle por el daño
que por su culpa mi alma sufriera.


Pedro Emilio Sánchez
ROMANCE EN LA LEJANÍA

Por un caminito verde
del palenque a la quesera,
en el oleaje del viento, mujer bonita,
me hiciste que te dijera
si mi amor se quedaría
o era nube pasajera
y que te dejara escritas en mis canciones
cuantas cosas te ofreciera.
Te ofreceré mil bellezas
Naturales de mi tierra
¡quién supiera de tus gustos
para darte las más bellas!
envueltas en mis cantares
cuando el arpa me atropella,
te entrego mi corazón
porque de amor está lleno,
va repleto de esperanza
como boga y canoero,
como sediento que encuentra
manantial en el estero.

II 
Voy a ver si con un verso
puedo bajar una estrella
que me hable de tus antojos, mujer bonita,
y no me pierda tu huella. (bis)
Me parece que adivino
en tu mirada morena
que te gusta el horizonte,
juguete de tolvanera,
como juega tu sonrisa
en tus labios de cayena.
Te mando esta melodía
en un lirio sabanero,
confundido en una garza,
que embellezca tu  garcero,
y el lirio con su fragancia
me sembrará en tu recuerdo.

No hay comentarios: