miércoles, 25 de abril de 2018

A pesar de todos los males. Poemas de Gregorio Riveros

Mujer de Cojedes en el archivo de Carlos González


POESÍA
Es un cauce que
fluye en ocasiones
como el viento
zumbado hacia adelante.
Buscando, lo que se ama.
Yo también lo busco.
Y si lo encuentro, si lo descubro
y se queda en mis manos
le daré
lo mejor que tengo,
poesía

LA VIDA 
A pesar de todos los males,
a pesar de todo,
el universo está ahí
en su marcha infinita
de inmensurable grandeza.
Y la tierra, frágil y agonizante,
aún gira
con su bello esplendor
de vida.




LA POESÍA Y EL AMOR 
Hay que hacer el amor sin olvidar
los pensamientos
las palabras,
y los labios que besan y te besan.
Abren senderos en las noches.
Humedecen nuestra piel.
Agitan gemidos, sudores
y la poesía
que nos estremece 




PERSIGO, VACÍOS 
Persigo
crispaciones de luz
del día
que recorren tu piel,
con pensamientos y recuerdos,
intangibles. Persigo,
tus miradas y besos.
Vacíos de vacíos.
Tu cuerpo inalcanzable.
Mis manos, que no te alcanzan,
no tocan
tu esencia.
Persigo, y todo es vacío.




UN INSTANTE 
Suelta la madrugada cantos de gallo.
Desata ladridos de perro.
Soledad. Y el resto,
noche y silencio.
De pronto, los pensamientos y tú.
Un instante perdurable.




LO HUMANO 

Una soga

tiempla nuestros días.

Sonrisas.

Amor.

Existencia.

Todo lo humano.

Todo se aprisiona.

Irreversible,

nada sobrevive.






TUS SILUETAS


La tristeza ronda mis actos.


Llegas y te marchas


por las humedades

oscuras

de tu respiración.

Y luego, apareces

en siluetas de grises

que penetran mi cuerpo

y andan,  riendo

sin piedad toda la noche.

Sin piedad me llenan de oscuro. 

 



TU CUERPO 
Hacer de tu ausencia
un cuerpo en mi cuerpo,
es mi objetivo.
Que aparezca tu piel, tu presencia.
Y si acaso no existes,
y si por alguna razón, no hay amor,
hacemos una revolución, si acaso existe
una revolución de amor.
Nada de indulgencias. Ni engaños.
Ni pecados,
ni cuestionamientos religiosos.
Nada de posesiones. Es tu cuerpo.
Tu existencia.


OJOS DE MAR
Cuando conocí el mar
a la edad de veinte años
encantado
de amor lloré.
A veces, miro esa inmensidad
del mar
en lo profundo de tus ojos.
Y no hay llantos, pero sobreviven,
un asombro, un encanto

y el amor.


NO TODO EL TIEMPO ES ASÍ 
No todo el tiempo es así, brumoso
como una yerba espigada de afiladas puntas
húmedas de lágrimas. No todo el tiempo es así.
Con la belleza profunda de los espejismos del mar.
Con la memoria que bambolea hasta morder el piso
con livianas vísceras vacías que obligan
saetas, y flores negras.
No todo el tiempo es así
que hablamos con las sombras
y las paredes visten de luto, y el último adiós
nos acosa de incertidumbres.
Indolente. Vulnerable. Efímero.
Son días que pasan ciegos, insensibles. Pisando duro,
dejando huellas sajadas en el cuerpo.
No todo el tiempo es así. Una galería de soledad,
con un peso que hace temblar al dolor. Nos aturde
con silencio eterno, desaciertos, incertidumbres
como laberintos de largas noches expulsadas
en agujas que marcan las horas del reloj.
No todo el tiempo es así, que hiere
y desgarra todo lo humano.
Nos hace llorar. Y nos pone a morir.




ARTIFICIOS 

Uno se inventa artificios. Imágenes,

recuerdos y pensamientos.

Y por generosidad, amorosa,

decimos que alguien

está vivo con nosotros.

Cuando la verdad es que

ni está vivo, ni está con nosotros.

Son artificios. Nos defienden

del olvido

y de la muerte.



LA POESÍA 
La poesía está muerta
en el cadáver del mundo.  
Hay quienes la llevan en hombros
y resucita
y persiste
queriendo hacer primavera.
En cualquier parte
en cualquier hora.
donde sea la poesía
es primavera.


ESPEJOS 
Al frente de los espejos,
en la distancia
entre los dos
no hay vacíos.
Cautivos nos atrapamos.
Y en los espejos
las miradas nos sostienen.


AÑOS 
Los años penetran nuestra piel.
Nos habitan. Construyen
castillos con hojas de almanaques
derruidos. Salvajes, al final, nos esperan.
Nos devoran.


LEER POESÍA 
Leer poesía en compañía
es gratificante.
Poesía que resurge.
Hay ficción
que desborda la realidad.
Palabras que purifican
o condenan,
o en todo caso,
salvan.


LOS POETAS 
Yo siempre digo
que los poetas son ingenuos.
Hay un amigo que dice
que los poetas no son ingenuos,
son tontos.
Hay otro poeta famoso que dice
que la literatura está poblada
de villanos y tontos.
Mi mamá, que también sabe
de literatura, dice:
Todos los poetas son inocentes.
Se levantan y no tienden la cama.
Andan siempre por las nubes
y bajan a cobrar
los 15 y los 30.
Fuman, beben y toman prestado
porque el dinero no les alcanza.
Son ricos con símbolos y letras.
Apuestan a la soledad, y cuando se juntan
se juntan con sus pocos amigos,
amantes y poetas.
Van a recitales, a oírse entre ellos
los pocos que quedan.
Todos los poetas son buenos.
Y los malos, los perversos
son purificados en la palabra.
Se es poeta, y el resto viene por añadidura.
Mi mamá sabe de literatura.
Se retracta, y dice
que no son todos los poetas,
que son algunos
los poetas.


LO HUMANO 

Una soga

tiempla nuestros días.

Sonrisas.

Amor.

Existencia.

Todo lo humano.

Todo se aprisiona.

Irreversible,

nada sobrevive.

 

PLAZA DE SOMBRAS 
Solo en una plaza,
íngrimo y solo en una plaza
de esta ciudad, extraña
y desconocida.
Hay sombras que me acompañan.
Hay sombras que sueltan gemidos
cada noche. Se resisten
en su desolación.
Andan vivas, sin rostros.
Respiran, agitadas como gimiendo
en una cama. Desnudas.
A esa plaza, sin vestimentas
siempre regreso.
Hay sombras que nos aman.



No hay comentarios: