martes, 9 de febrero de 2016

Poesía de Amores y Desamores (7)

Jessica Laya (Tinaco, Cojedes)


Poema de Humberto Febres Rodríguez
Tus ojos tu cara tu cuerpo
Horizontes
Vereda y horizontes
Mujer tú
la mujer
Como vaso de vino
como brisa
corriente cristalina
ser humano
pura y total
horizonte mujer
carne y gracia
calor
sobre el hielo del mundo
mujer
calor horizonte
sobre el hielo del mundo

Imagen en el archivo de Sandra Garzón 

NO QUIERO DOBLAR LA ESQUINA ( Mirih Berbin)
No quiero doblar la esquina
                                           y encontrar
que has estado siguiendo mis pasos

no quiero que vivas
con lo que te he dado
porque ni yo misma puedo hacerlo

Son  limosnas lo que nos dan
y sin embargo tú sonríes
y vuelves a casa después de mí

No quiero que tú
                          esperanza
hagas nido
en estas desiertas calles que me recorren

Versos de Miguel Pérez
Vamos solos por estas veredas del delirio
Yo apegado al espejo soñoliento cruzo la majestad del río
Tú llevando a la cintura jardines de arreboles
Yo postrado en hierbas de nostalgia
conociéndote de nuevo, rehaciéndote,
inventándote, de acuerdo al molde de la playa
Tú abandonando vestigios,
antiguas formas, viejos papeles
Estás allí junto al árbol de plata
con tu vientre de peces, hecho a solicitud de la lluvia
Tus palabras traducen el diccionario de la noche en penumbras
y arrancan las voces del sueño
quebrándose
Allí, donde duerme la luna, construimos esta espera

Imagen en el archivo de Pablo Araque

ENCUENTRO (Genoveva de Castro)
Tú venías…
Yo iba…
¡Camino de la vida!
Tú venías…
Yo iba…
(…)
En mi débil ramaje
acunaba el bosquejo
de un capullo de amor.
Y tus ojos radiaban
el milagro del sol…

De EL LIBRO DE FENRIS (Pedro Parayma)
VIOLETA en el ataúd
parecía una rosa amarilla
y el hombre
le besaba la boca.

Violeta en el ataúd
y sus ojos sin luz
como dos mariposas dormidas
y el hombre
acariciándole los pechos.

Violeta en el ataúd
y su cuerpo desnudo,
del color
de los candelabros
de cobre pulido,
y el hombre,
riendo,
como entre sábanas níveas.

Violeta en el ataúd
desposeída del furor
de vivir,
y el hombre
esparciendo pétalos
de claveles blancos
y las mujeres
rezando
y rodeándola.

Violeta en el ataúd.

Imagen en el archivo de Maritza Torres Cedeño

CONVENIO (Doris Rojas)
Mañana
cuando no cubras mis amaneceres
con tus manos tempranas al sol
prometo
no detener el paso
ni recordar la luna triste

Sabrás entonces
de palabras muchas
que no niegan el momento
ni tus huellas en mi piel

Te acompañaré cada noche
en luna de lobos solitarios
y arrancaré las miradas
que enluten tus recuerdos.

Imagen en el archivo de Nuevo Tramo 

AGUARDANDO (Arnulfo Quintero  López)
Alguien cuenta
una fábula
de borrachos
y bares
mientras recreo
la maravilla de la herida
aguardando
el reflujo del amor

Como vidente
esperaré que la derrota
sea más frágil

Sé que alguien
te amará
esta noche
y no ganaré la vida con tus besos

Hoy seré
el gran derrotado
aguardando
con el mismo equipaje.

Poema de Ana C. Saavedra
“Se derriten al sol las alas que le pongo a los recuerdos”
Amalia Bautista.

Amar al paso tanto como al vuelo
el horizonte claro
la penumbra.
La fecunda oración del inmigrante
el silencio amerindio frente al agua
donde duerme la imagen su peregrinaje.
Amar la boca tanto como al ojo
ese tallo sin flor que resiste tempestades
y la niebla.
En una mirada de almas sostengo el brillo parpadeante
que emerge del recuerdo delirante - sordo-
un sendero de miedos
en su pecho de fabulas
una canción perdida que se ahoga en el verso.
Amar al río tanto como al mar
la selva delirante
las calles de este mundo
lo pequeño y lo grande
derrota y acierto
todas las soledades.
Amar al recuerdo tanto como al olvido
al amor y  milagro
que sale de tu beso

a convertir mi boca en una flor de lago.



No hay comentarios: