miércoles, 24 de febrero de 2016

Poesía de Amores y desamores (23)

Imagen en el archivo de Anita Mendoza

CUERPO (Hanni Ossott)
Por asalto el amor
sin preguntas
por asalto el cuerpo
los cuerpos
y comienza la danza
del animal en presa
hasta el agobio
hasta el cansancio
danza de cuerpos
sudores
sangre
rotación de cuerpos
canto elevado canto
a la sacra pasión del cuerpo.

NO ME PREGUNTES (Juan Villaquirán Páez)
No me preguntes
porqué volví

Pregúntate
por qué no me esperabas

Los caminos se hicieron
para el regreso

El tiempo para olvidar


Imagen el archivo de Carlos González 


PARA SECARME EL TEMOR (Cecilia Ortiz)
Entonces, tú como te dormiste, yo pensé,
ojalá te hiciera la autopsia, ojalá te desmenuzara
en plumas,
estabas callado y ausente,
fue cuando dije una frase bonita y la guardé
me diste un beso encuentro-despedida
te abracé con mucha fuerza como a una toalla,
para no caer ni del beso ni del baño,
un beso estilo recuerdo
para secarme el temor.

Versos de Armando Rojas Guardia
“Sé que busco
tu olor en las palabras: es tu cuerpo
respirando en las letras del deseo.
Pero en vano. Hoy sólo te nombra el desalojo
y en este cuarto náufrago ejercito
la autopsia del recuerdo.”


Imagen en el archivo de Oswaldo José Peroza

Versos de Alicia Torres
“pero entonces tú te acercas, querido,
con los brazos abiertos
y yo sonrío culpable
besándote la garganta,
las muñecas, la sien.
La vida, allí donde late vulnerable”.

Poema de Juan Chávez López
El agua del río
es el amor que viaja.

Las piedras del río
son los besos eternos.

La huella en la arena del río
es la herencia del amor que pasa.

El cauce del río
es el lecho del amor
que nunca se detiene.

Los árboles
sombrean el agua del río
que es el amor que viaja.

Aguas abajo
en el puerto del río
espero el amor que deseo.


Poema de Luz Labat
Cientos de palomas
revolotean dentro de mí
picotean mis entrañas
quiero volar
elevarme con ellas
llegas tú y me calmas
sólo por un momento
para volver a encender 
en mí esa zozobra de pájaros.


Imagen en el archivo de Carlos González

ADIÓS (Héctor Pedreáñez Trejo)
El pañuelo aleteaba
constantemente
en el aire de la despedida…

Longitud de asfalto
disuelta en el vértice
de los espejismos,
alejándose rauda,
acercándose lenta.

Y ella en medio
girando 
como un inmenso tiovivo.

La despedida,
en las alas de un pájaro,
en el aire
que dejaba de aletear
constantemente.

EL JARDÍN DE LAS DELICIAS (Víctor Valera Mora)
El alfabeto árabe consta de 28 letras
catorce lunares
y
catorce solares
Mis deseos lunares
se articulan fonéticamente
en tu garganta
y tus labios y dientes tuyos
Mi corazón solar
con un movimiento de la lengua
da tumbos frenéticos
en los bosques y las oquedades de tu cuerpo
de puro amor loco

de puro amor loco

Imagen en el archivo de Carlos González