martes, 20 de agosto de 2013

POEMAS A LA VIRGEN MARÍA

Santa Ana enseñando a la infanta Virgen María. 
(Tomado del álbum de Sara Medina López)

Desde las inacabables palabras de la Biblia el nombre de María implica profundas evocaciones: mujer y fortaleza; virginidad y fuerza; entrega y felicidad; protección y fe. La “Elegida”, la “Estrella del Mar”; la “Bienaventurada”; la “Madre de Dios” y la profética "Anunciación del Ángel Gabriel" son algunas de las designaciones de los poetas populares al referirse a ella. En respetuosa ofrenda a la veneración de tantas naciones y personas hacia este notable eje del amor universal les dejamos, con respeto, doce décimas encadenadas, cual si fuesen pétalos que al viento vuelan desde  “Una flor del alma mía”.

Detalle de una obra de Hmendez Art Tellier

De esa virgen que encanta
fue la cuna sin mancilla
Nazaret pequeña villa
de Galilea Tierra Santa;
ella es la verde planta
de gallarda lozanía,
porque colma de alegría
a todo el género humano,
cultivando con su mano
una flor del alma mía.

Detalle de una obra de Hmendez Art Tellier

Fue Santa Ana gloriosa
la madre de esa doncella
y el verbo encarnó en ella
por ser misericordiosa;
es pulida, candorosa,
la sacra Virgen María,
porque le sirve de guía
a todos los pecadores,
y tiene entre muchas flores
una flor del alma mía.


Cuando la virgen nació
nuestra madre Santa Ana
era una mujer anciana,
pero mucho se alegró;
al templo la presentó
sin ninguna hipocresía,
ofrecida a ella la tenía 
y San Joaquín, su esposo, 
siendo aquel clavel hermoso
una flor del alma mía.

Detalle de una obra de Hmendez Art Tellier

Después que fue presentada
al templo la virgen pura
fue bendita su hermosura
y con óleo consagrada.
Más tarde fue coronada
reina de la jerarquía,
lumbrera que ya venía 
a prestarnos su claridad,
tiene en la universidad
una flor del alma mía.

Es madre abogada nuestra,
corona de serafines, 
de ángeles querubines
y de los cielos princesa;
porque la majestad excelsa
le dio la sabiduría,
regalo que merecía
por su dignidad y premura,
siendo aquella miniatura
una flor del alma mía.

Es una estrella brillante
la virgen pundonorosa
más bonita que una rosa
más pulida que un diamante;
y en sus días en adelante
con hermosura crecía,
dotes de sabiduría
caían sobre la doncella,
cultivando para ella
una flor del alma mía.

Era un pobre carpintero
el patriarca San José
y su compañera fue
María reina del cielo;
en el Monte del Carmelo
San José se distraía,
con poderosa energía
diariamente trabajando,
y en su pecho abrigando
una flor del alma mía.

María estrella del mar
solitaria se quedaba
cuando San José marchaba
para el campo a trabajar;
y un día sin pensar
vido un ángel que venía,
llegó a ella y le decía:
-Dios te salve virgen pura
traigo para tu hermosura
una flor del alma mía.

Detalle de una obra de Hmendez Art Tellier

Sabrás que yo soy Gabriel
emisario del Señor
María bonita flor
si me quieres conocer;
y por mandato de Él
vine a ti con melodía,
a decirte virgen pía
que un bello niño tendrás
y con el tiempo verás
una flor del alma mía.

A la joven nazarena
difícil le pareció
lo que el ángel le anunció
con explicación tan buena.
Entre confusión y pena
le dijo que no podía,
y Gabriel le repetía:
siempre virgen quedarás,
y en tu vientre guardarás
una flor del alma mía.

Gabriel estaba preciso
cuando esto le asegura
consiente la virgen pura
y el verbo carne se hizo;
de lirio del paraíso
en su vientre florecía,
la gracia de Dios caía
para que hombre se hiciera,
y en Él se convirtiera
una flor del alma mía.

Poemas tomados de “La décima Popular en Venezuela” de Efraín Subero, publicada por  Monte Ávila Editores  en Caracas en 1991.



5 comentarios:

Sandra Bar dijo...

¡Que bonitos versos! La Virgen Maria es la Madre de toda la humanidad, es nuestra protectora y nuestro alivio. Nosotros, decimos que Rumania es el Jardín de la Madre de Dios y también le dedicamos muchas oraciones, poemas y fiestas.
Fue un placer leerle!
Saludos cordiales.

Alfmega marin dijo...

Una maravilla y una gozada estos versos, muchas gracias, los he disfrutado mucho, saludos

Ana I. Sanso dijo...

Líndisimo Isaias.....gracias

Ozna Yonit dijo...

Hermosos versos inspirados desde tu espiritualidad. La madre de Dios, bendita es ella entre todas las mujeres porque Jehová la eligió para llevar su verbo en el vientre. Aunque yo no le rinda culto no dejo de reconocer en ella a la madre de Jesús, Dios hecho hombre.

GLORIA E. GERARDI dijo...

QUE HERMOSOS VERSOS A NUESTRA MADRECITA DEL CIELO.Y LA MADRE DE JESUS HECHO HOMBRE..GRACIASS.