martes, 22 de octubre de 2013

El Genio del Pesacartas. Cuento fantástico de Teresa de la Parra

 Eran indefinibles tanto  su cuerpo como su alma 
(Imagen de Sebastián Nava en archivo de Anita Mendoza)

Esta era una vez un gnomo sumamente listo e ingenioso: todo él de alambre, paño y piel de guante. Su cuerpo recordaba una papa, su cabeza una fruta blanca y sus pies a dos cucharitas. Con un pedazo de alambre de sombrero se hizo un par de brazos y un par de piernas. Las manos enguantadas con gamuza color crema no dejaban de prestarle cierta elegancia británica, desmedida quizás por el sombrero que era de pimiento. En cuanto a los ojos, particularidad misteriosa, miraban obstinadamente hacia la derecha, cosa que le prestaba un aire bizco sumamente extravagante.
Lo envanecía mucho su origen irlandés, tierra clásica de hadas, sílfides y pigmeos, pero por nada en el mundo hubiera confesado que allá en su país había modestamente formado parte de una compañía de menestreles o cantores ambulantes: semejante detalle no tenía porque interesar a nadie.
Después de sabe Dios qué viajes y aventuras extraordinarias había llegado a obtener uno de los más altos puestos a que pueda aspirar un gnomo de cuero. Era el genio de un pesacartas sobre el escritorio de un poeta. Entiéndase por ello que instalado en la plataforma  de la maquina brillante se balanceaba el día entero sonriendo con malicia. En los tiempos había sin duda comprendido el honor que se le hacía al darle aquel puesto de confianza. Pero a fuerza de escuchar al poeta, su dueño, que decía a cada rato: “¡cuidado! Que nadie lo toque, que no le pasen el plumero. Miren qué gracioso es… ¡Es él quien dirige el va y vende billetes y cartas!...” había acabado por ponerse tan pretencioso que perdió por completo el sentido de su importancia real –y esto al punto de que cuando lo quitaban un instante de su sitio para pesar las cartas le daban verdaderos ataques de rabia y gritaba que nadie tenía derecho a molestarlo, que él estaba en su casa, que haría duplicar la tarifa y demás maldades delirantes.
Pasaba pues los días, sentado en el pesacartas como un príncipe merovingio en su pavés. Desde allá arriba contemplaba con desdén todo el mundo diminuto del escritorio: un reloj de oro, un cascaron de nuez, un ramo de flores, una lámpara, un tintero, un centímetro, un grupo de barras de lacre de vivos colores, alineados muy respetuosamente alrededor del sello de cristal.
-Sí- decíales desde arriba-, yo soy el genio del pesacartas y todos ustedes son mis humildes súbditos. El cascaron de nuez es mi barco para cuando yo quiera regresar a Irlanda, el reloj está ahí para indicar la hora en que me dignaré dormir; el ramo de flores es mi jardín; la lámpara me alumbra si deseo velar, el centímetro es para anotar los progresos de mi crecimiento (mido ciento setenta milímetros desde que me vino la idea de usar calzados medievales). –No sé todavía qué haré con los lacres-. En cuanto al tintero, está ahí no cabe duda, para cuando yo quiera divertirme echando redondeles de saliva. Y diciendo así comenzaba a escupir dentro del tintero con una desvergüenza sin nombre.
-Eres un gran mal educado –protestaba el tintero--. Si pudiera subir hasta allá te haría una buena mancha en la mejilla y te escribiría en las espaldas con letras muy grandes “Gnomo malvado”.
--Sí,  pero como eres más pesado que el plomo con tu agua asquerosa de cloaca no puedes hacerme nada. Si me inclino sobre ti, quieras que no, tendrás que reflejar mi imagen. Y su rostro en efecto aparecía en el fondo del brocal de cobre negro y brillante como el de un diablillo burlón.
Cuando su dueño se sentaba al escritorio, el gnomo tomaba un aire hipócrita y sonreía como diciendo: “Todo marcha bien, puedes escribir lindísimas paginas, yo estoy aquí”.  Entonces el poeta, que era de natural bondadoso y que se engañaba fácilmente, miraba al genio con complacencia y colocando una barrita de incienso verde en el pebetero, la ponía a arder. El humo subía en fina volutas hacia el gnomo y le cubría la cabeza con su dulce caricia azulada. El diminuto personaje respiraba el perfume con alegría y se estremecía de tal modo que la balanza marcaba quince gramos en lugar de diez que era su peso normal, por lo cual deducía que el incienso era el único alimento digno de él, puesto que era el único que le aprovechaba.
Una noche en que dormía profundamente lo despertó una música muy suave. Eran dos pobres menestreles vestidos más o menos como él y del mismo tamaño que venían a traerle serenata: uno tocaba la guitarra cantando con expresión apasionada; el otro lo acompañaba tarareando con las dos manos sobre el corazón como quien dice: “que divina música, nunca he sentido igual placer”.
-¿Qué es esto? ¿Qué ocurre? –preguntó el gnomo frotándose los ojos con un paño furibundo- . ¿Quién se permite tocar y cantar de noche aquí en mi mesa?
-Somos nosotros –contestó el guitarrista con mucha dulzura- parece que has corrido con mucha suerte desde el día en que te fuiste de nuestra compañía ambulante. Eres hoy un gran personaje… y ya ves, hemos hecho el viaje. Estamos muy cansados…
En primer lugar, les prohíbo que me tuteen y en segundo término, ¡no los conozco! ¡Vaya broma!, yo, yo en una compañía de menestreles… ¿Están locos? ¡Largo de aquí pedazos de vagabundos!
-Pero, de veras ¿no nos conoce usted Monseñor? –insistió el músico decepcionado-. Éramos tres acuérdese, y teníamos grandes éxitos… yo me ponía en el medio, mi compañero a la derecha y usted a la izquierda, bizqueando para que la gente se riera. Tiene usted siempre la misma mirada. Tome, aquí tengo la fotografía que nos sacó un aficionado la víspera del día que usted se escapó.
Y desmontando la guitarra sacó un rollo de papel bromuro que extendió. Se veían en efecto tres menestreles de cuero y alambre: el de la derecha era en efecto el genio del pesacartas.
-¡Ah! Esto ya es demasiado –grito exasperado -. No me gustan las burlas. Soy el genio del  pesacartas y nada tengo que con mendigos como ustedes.
-Pero Monseñor –respondió el guitarrista, a quien invadía una profunda tristeza-. Si no pedimos gran cosa; tan solo el que nos permita vivir aquí en su hermosa propiedad. Piense que hemos gastado en el viaje todas nuestras economías.
-Lo que me tiene sin cuidado.
-No lo molestaremos para nada. Tocaremos lindas romanzas.
-No me gusta la música. Además, los veo venir: harían correr ciertos ruidos perjudiciales a mi buen nombre, muchas gracias, mi situación es muy envidiada… Conozco cierto tintero que se sentiría encantado si pudiera salpicarme con sus calumnias. Arréglenselas como puedan, yo no los conozco.
-¿Es su última palabra? –preguntaron los menestreles rendidos bajos tanta ingratitud.
-Es mi última palabra –Concluyó el genio del pesacartas. Y como los desgraciados músicos permanecieron aun indecisos y desesperados:
-¿Quieren ustedes marcharse enseguida –bramó, poniéndose de pies sobre el platillo-, o llamo a la policía? Pero en su exaltación se resbaló, le faltó el pie y rodó, soltando una horrible interjección, hasta ir a dar al fondo del tintero que se lo tragó.
Sin dar oídos a otros sentimientos que no fueran los del valor y la generosidad, los dos menestreles quisieron libertar al amigo de otros tiempos. Pero por desgracia el tintero, que tenía muchas cuentas que cobrar, dejo caer su tapa con estrépito y los menestreles no pudieron ni moverla.
Al día siguiente cuando el poeta vio el desastre, comprendió lo ocurrido y sintió repugnancia por la ingratitud del gnomo. Después de haberlo extraído del pozo negro y después de haber tratado en vano de limpiarlo, no sabiendo qué hacer con él y no queriendo tirarlo a la basura, lo metió en el fondo de una gaveta.
En su destierro, el gnomo de cuero no ha perdido su orgullo. Continúa deslumbrando con sus cuentos fantásticos a la gente del nuevo medio social: un pisapapeles roto, una concha de tortuga y un rollo de viejas facturas.
-Cuando yo reinaba en el pesacartas, era yo quien hacía llegar los telegramas. Pero un día, un loco me arrojó a un tintero…
En cuanto a dos menestreles, el poeta los ha colocado sobre un gran ramo de follaje. Parecen dos pájaros de colores en un bosque virgen y allí cantan el día entero de un modo encantador.   

 *Texto publicado en Las mujeres toman la palabra, antología compilada por Luz Marina Rivas. Edición de Monte Ávila Editores Latinoamericana (Caracas, 2004).  

1 comentario:

Ricardo José Lebrancón Alonso dijo...

Corto pero buen cuento... como tienen que ser los cuentos.
Traffic-Club
RjL-Cine de Balcón
(http://rjlcine.blogspot.com.es)
Saludos,
RjLebrancón