lunes, 28 de octubre de 2013

Poemas de Amor Llanero (4) ...Y NO HE VUELTO A SABER DE ELLA

Imagen en el archivo de Santos Quiroga



SEPTIEMBRE (Francisco Sosa)

Tú traes a mi mente atormentada,
recuerdos de mi infancia adormecidos,
dulces recuerdos de mis días floridos,
de mi ilusión primera tan amada.

Recuerdos de aquel
dichoso tiempo ya pasado,
en que mi corazón alucinado
fabricó el primer nido a mi esperanza,
sin sospechar que nuestra vida alcanza,
muy pocas veces el ideal soñado.

Prosigo sin embargo mi camino
en recia lucha con el cruel destino
que deja siempre truncos mis anhelos.

Y sin que me declare por vencido 
prosigo fabricando nuevos nidos 
a mi esperanza e ideales nuevos.

Prosigo batallando brazo a brazo
con los duros azares de la vida;
sereno el corazón, la frente erguida
avanzo siempre sin cejar un paso
hacia la nueva meta apetecida.


Las grandiosas garzas llaneras flameaban la soledad 
(Archivo de Ara Macao) 



 Y POR TESTIGO LA LUNA. . .(Dámaso Macero)

 CANTANDO DIRÉ MI PENA.
SI LA GARGANTA NO AMELLA.
PASÓ LA NOCHE EN MIS BRAZOS.
Y NO HE VUELTO A SABER DE ELLA.



Como el agua de la nube
esto es purita verdad,
cuando ando en la soledad
el recuerdo se me sube;
y como dicho es costumbre:
si las de cal son las buenas,
ahora voy con las de arena
rumiando tiempos mejores,
y en pique con los cantores
CANTANDO DIRÉ MI PENA.


La conocí porque quiso;
la quise porque llegó
y después lo sabe Dios
cómo me dio en las narices.
Recordarlo no es preciso:
todo en la vida es querella,
se apagó como una estrella,
deslumbrado por el sol
soy del recuerdo cantor
SI LA GARGANTA NO AMELLA.

Mañera tarde de mayo
Floreada de masamasos
la encontré velando el paso
del alto del guacamayo.
Aliviaré mi caballo;
y bajo un cielo de raso
la tarde se fue de paso,
el sol jugó el escondío
y oyendo el rumor del río
PASÓ LA NOCHE EN MIS BRAZOS.

La noche colgó en el cielo
El tesoro de sus prendas;
la luna como una ofrenda
pasó la noche en desvelo.
Se durmieron sus recelos
y como la vi tan bella
la puso a contar estrellas
tendida sobre el pudor.
Luego se fue con el sol
Y NO HE VUELTO A SABER DE ELLA.


Textos tomados del libro Antología de la Poesía Cojedeña (1987), editado por la Asociación de Escritores del Estado Cojedes, en San Carlos. 

2 comentarios:

Idolidia Glez dijo...

Aunque ya tiene unos cuantos años es un poema muy moderno donde después de una noche en sus brazos ella es la que se va y lo deja enamorado!
Esta muy lindo y delicado el poema. Un abrazo.

luna lunera dijo...

Bello poema!
El amor y la distancia como protagonista, la nostalgia del "no estar" y el "haber sido" hacen de esta poesía, un lugar común en la aventura de amar