viernes, 24 de noviembre de 2017

Cuentos Venezolanos de Navidad (16) "El Duende en Navidad" Relato de Samuel Omar Sánchez Terán


Imagen en el archivo de Walyely Pignataro, La Vegas, Cojedes.

Sucedió para tiempos de navidad en Bejuma, sitio de un clima fresco y su gente muy servicial.
En casa de César Arteaga, sin razón conocida empezaron a suceder cosas extrañas. De la  noche a la mañana en su cuarto se escuchaban ruidos. Siempre al caer la noche, no lo dejaban dormir, le movían la cama, le jalaban de los pies, le prendían y  apagaban la luz, se caen los objetos. César es un hombre creyente en Dios, pero estas cosa no la entendía y le estaba preocupando, ya no duerme, un día llega un amigo a su casa y le comenta lo que le está sucediendo. Le dice: “Cconozco al señor Juan del Campo, que es un médico chamarrero como se dice conocedor de las yerbas y cosas esotéricas.
César, lo ubica en las afueras del pueblo le comenta lo que está pasándole y le dice no se preocupe que al día siguiente iré a su casa.
Así pasó y por cierto es un día 24 de diciembre, llegó y conversa con César, que es antesala del nacimiento de Niño Jesús, con el regalo para la familia, y muchas  bendiciones de salud y amor para todos. Con una sonrisa de alegría comenta César: “El mejor regalo que don Juan me dará, es que saque esa mala visión de mi hogar y el Niño Dios, nos traiga mucha paz”.
Le responde: “Así será mi amigo y pondré todo lo que sé, para que tenga unas navidades alegres”. Toma su bolso, extrae unas ramas y ensalma todo el cuarto y roció  con mucha agua bendita la casa  y reza unas oraciones solo conocidas por él, en ese momento  caen cosas al suelo, se oyen unos gruñidos de bravura,  ven la sombra de una persona pequeña, la cual está parada en una esquina del cuarto y desaparece ahí Don Juan, dice: “Salgamos de aquí”.
Estando afuera dice: “Es un duende y no se va a mover de aquí, él quiere este cuarto para el”.  Dice Cesar: No me iré esta es mi casa”.
Don Juan le recomienda que se mude unos días a casa de su hermano Rivaldo, pero antes has como si vas a tumbarla, empieza quitando la puerta y ventana del cuarto y das unas mandarrias a la pared, eso disgustara al duende, cuando el vea que no hay cama, que está vacío y  está cubierto de sucio y todo desordenado se ira porque no le gusta la suciedad.
Tal como  dijeron se aseguró de hacerlo, se fue para casa de su hermano Rivaldo, con el  pasó las navidades , a los tres días regresó a su casa y se encontró allí a Don Juan, el cual estaba ensalmando y tratando de conversar con el duende para que abandonara esa actitud y Cesar de una manera jocosa le dice: Me vengo de nuevo prefiero estar acompañado con el duende que mi hermano, este llega todas las noches más prendido que fogón ardiendo y de ñapa no deja dormir a nadie porque pasa toda la noche hablando más que un radio loco y es desordenado  por eso, Don Juan,  me regreso”, así se supo del duende del cuarto que molestó a César en tiempos de Navidad.

Informante: El Cultor José Baute. Compilador. Samuel Omar Sánchez Terán

No hay comentarios: