miércoles, 22 de octubre de 2014

Concursos Internacionales de Literatura para Mujeres

Imagen tomada del archivo de Foto Llano 



Llaneras cojedeñas  en el archivo de Luis Felipe Colina Duque


XXII CERTAMEN LITERARIO DE NARRATIVA "MARÍA DE MAEZTU"
La Asamblea de Mujeres de Estella-Lizarra (Navarra) convoca el XXII Certamen de Narrativa Premio “María de Maeztu”.
Podrán concurrir todas las mujeres mayores de dieciséis años de cualquier nacionalidad o residencia.
El trabajo presentado deberá reunir las siguientes condiciones: 1) Estar escrito en lengua vasca o en lengua castellana. 2) Ser original e inédito. 3) No haber sido premiado en ningún otro certamen. Ni estar presentado con igual o distinto título a otro premio literario pendiente de resolución.
El trabajo tendrá una extensión máxima de diez folios, mecanografiado a doble espacio y por una sola cara. Iguales condiciones rigen para los trabajos confeccionados a ordenador, debiendo adoptarse el tipo 12, modelo Times New Roman para el tamaño de letra. El tema será libre, a ser posible lo más variado.
Cada autora podrá concursar solo con una obra de la que se presentarán cinco copias en sobre cerrado en el que aparecerá tan solo un seudónimo bajo el que se presente la autora, debiendo incluir dentro de éste otro sobre pequeño y cerrado con los datos personales (nombre, dirección y teléfono de contacto).
Cierre de la convocatoria: 20 de julio de 2018. Dirección de envío: Ayuntamiento de Estella-Lizarra, Paseo Inmaculada, nº 1 - 31200 Estella-Lizarra. Tf. 948 548237 y en el sobre se hará constar: XXII Certamen Literario “Premio María de Maeztu”.
Las obras premiadas quedarán en poder de la Asamblea de Mujeres de Estella- Lizarra, para en cualquier caso poder publicarlas y se reserva el derecho de publicación y difusión de los trabajos presentados al premio.
La entidad convocante designará al equipo técnico que realice la preselección. El jurado deliberará exclusivamente sobre los originales preseleccionados. Éste estará compuesto de un mínimo de cuatro personas relacionadas con el mundo de la creación y crítica literaria, y por una persona representante de la entidad convocante.
El fallo del jurado será dado a conocer a través de los medios de comunicación y será comunicado, por carta o llamada telefónica, a las galardonadas, quienes quedan obligadas a asistir al acto de entrega de premios.
La fecha de conocimiento público del fallo, así como la entrega de premios (segunda quincena de octubre) se dará a conocer oportunamente.
El premio está dotado con 1.200€ para la modalidad en castellano y 1.200€ para la modalidad en euskera otorgadas a los respectivos trabajos que en opinión del jurado sean acreedores de los mismos.
Los premios se podrán declarar desiertos si a juicio del jurado los trabajos no alcanzan la calidad suficiente. En todo caso la decisión del jurado será inapelable. Los trabajos presentados no serán devueltos y se destruirán a los diez días siguientes al fallo.
No se mantendrá correspondencia con las autoras de los trabajos presentados.  La resolución de todas las cuestiones que puedan surgir o plantearse sobre este certamen son de exclusiva competencia de la entidad convocante.

La participación en este certamen supone el conocimiento y aceptación de las bases que lo regulan, así como el acatamiento de cuantas decisiones adopte la entidad convocante para que las mismas puedan ser interpretadas y aplicadas.


PREMIO DE LITERATURA SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ 2018
Con el propósito de contribuir a la difusión de la literatura escrita por mujeres, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara convoca al Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2018.
Podrán participar escritoras de cualquier nacionalidad, con una novela publicada originalmente en español, cuya primera edición haya sido impresa entre enero de 2017 y abril de 2018, con una extensión mínima de 120 páginas y un tiraje mínimo de mil ejemplares.
Las obras podrán ser presentadas por cualquier institución cultural, educativa y editorial, o por la propia escritora interesada.  No podrán participar las obras que hayan concursado en ediciones anteriores del Premio.
Se deberán enviar seis ejemplares impresos de la obra a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, con sede en Av. Alemania 1370, Guadalajara, Jalisco, CP 44190, y anexar en un sobre aparte el currículo de la autora y una memoria USB con una fotografía tamaño postal en alta resolución en formato JPG, así como una hoja impresa con los datos personales que permitan su localización. Es imprescindible incluir el número de teléfono celular de la autora. No se recomienda mandar los ejemplares por correo ordinario.
El Premio consistirá en: 1) Premio único e indivisible de diez mil dólares estadounidenses. 2)  Presentación de la ganadora en una ceremonia en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el 28 de noviembre de 2018
El fallo del jurado será inapelable y se dará a conocer el día 29 de octubre de 2018.
Los ejemplares no premiados no serán devueltos. Cierre de la convocatoria: 30 de abril de 2018. Sólo participarán las obras recibidas hasta esta fecha y aquellas cuyo sello postal sea de fecha anterior al 13 de abril y que lleguen antes del 11 de mayo de 2018.
Cualquier situación no prevista en la presente convocatoria será resuelta por el Comité Organizador.  Más información: laura.niembro@fil.com.mx






OTROS CERTÁMENES RELACIONADOS




CONCURSO DE MICRORRELATOS "HISTORIAS DE MUJERES MAYORES QUE VIVEN SOLAS"
El Concurso de Microrrelatos: “Historias de mujeres mayores que viven solas”, organizado por Accem, tiene como objetivo visibilizar y sensibilizar sobre la realidad de las mujeres mayores que viven solas y cómo se enfrentan a esa realidad.
Puede participar en el concurso cualquier persona física, mayor de edad, residente o no en España sin importar su nacionalidad. También pueden presentarse relatos realizados en equipo o grupo, preferentemente donde alguna de las protagonistas sean mujeres mayores, sus familias o allegados o cualquier otra persona interesada.
Cada participante puede presentar todos los relatos cortos que desee, de forma individual o en equipo.
Los microrrelatos deberán girar en torno a la soledad que vive en muchas ocasiones la mujer mayor, y como esta circunstancia puede enfocarse desde una visión negativa, como un problema, o desde una visión positiva, como un reto u oportunidad para el cambio. Podrán ponerse de manifiesto la diversidad de situaciones que viven las mujeres solas o las diferentes circunstancias, factores culturales, socioeconómicos y de salud que condicionan la vejez, así como poner de manifiesto carencias y necesidades, expectativas no atendidas por la sociedad, deseos y anhelos de las mujeres mayores.
Los microrrelatos o relatos cortos podrán ser narraciones o entrevistas y podrán presentarse en los siguientes formatos: 1- Relatos cortos locutados en formato audio. 2- Relatos cortos grabados en formato vídeo. 3- Relatos cortos escritos. Podrán presentarse mecanografiados u originales escritos a mano con letra legible.
La extensión máxima del relato no podrá superar las 2 páginas en formato escrito. El relato deberá estar en cualquiera de las lenguas oficiales de España. También en el lenguaje de signos si es en formato vídeo.
Los relatos, en cualquiera de estos formatos, deberán ir identificados con el nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono de contacto del participante o grupo de participantes.
Cierre de la convocatoria: 20 de mayo de 2018.  Los microrrelatos podrán enviarse por correo electrónico a: comunicacion@accem.es  o por correo postal a:
Accem. Pza. Santa María Soledad Torres Acosta, 2. 28004 Madrid
y por WhatsApp al número 671 077 344.
El fallo del jurado inapelable. Su resolución se hará pública en la página web y redes sociales de Accem y directamente a las personas premiadas.
El ganador del mejor relato verá convertido su trabajo en una pieza audiovisual; un vídeo en el que se adaptará la historia a un guión que posteriormente se grabará y producirá con la colaboración de una agencia o profesional especializado y que servirá para sensibilizar sobre la problemática que aborda el concurso. Además se difundirán a través de las redes sociales y la web de Accem los mejores relatos.
Los relatos presentados serán cedidos gratuitamente a Accem, la cual se reserva el derecho de adaptar, publicar o dar difusión a los relatos en cualquier formato, haciendo mención expresa al autor/a del mismo salvo deseo expreso del autor/a, sin fines comerciales y únicamente con el objetivo de sensibilizar sobre la situación de las mujeres mayores.
Accem se reserva el derecho, en el caso de que fuera necesario, de adaptar los relatos realizando los cambios oportunos para facilitar la difusión y publicación más adecuada.
La participación en este concurso implica la aceptación de sus bases. Las bases están disponibles en la web www.accem.es .
Los datos personales facilitados por los participantes serán incorporados a un fichero responsabilidad de: Accem. Plaza Santa María Soledad Torres Acosta, 2. 28004 Madrid. La finalidad de dicho fichero es gestionar la participación en el Concurso conforme a lo especificado en las presentes Bases.
Los datos personales de los participantes no serán comunicados a ningún tercero, salvo que resulte necesario para la gestión del concurso de conformidad con lo indicado en las Bases.

Por su parte, los nombres de los/as autores/as de los mejores relatos podrán ser difundidos públicamente en la web y redes sociales de Accem, así como en cualquier otro medio relacionado con el Concurso, salvo deseo expreso del autor/a y con el fin de sensibilizar sobre la situación de soledad de las personas mayores.



XVIII PREMIO INTERNACIONAL DE RELATO CORTO “ENCARNA LEÓN” 
La Consejería de Educación, Juventud y Deporte, Viceconsejería de la Mujer y Juventud de la Ciudad Autónoma de Melilla, convoca el XVIII Premio Internacional de Relato Corto “Encarna León”
Podrán participar cuantas personas lo deseen, independientemente de su nacionalidad, siempre que las obras estén escritas en lengua española. Cada participante solo podrá presentar un relato.
No podrán participar en esta edición quienes hubieran obtenido el primer premio de este certamen en alguna de las tres ediciones inmediatamente anteriores, o  hubieran participado como miembros del jurado en alguna de las dos últimas.
Los relatos pueden tratar cualquier temática que destaque la igualdad de géneros, denuncie la discriminación de la mujer, ponga de relieve su papel en la historia o cualquier campo del conocimiento, así como su aportación a la sociedad actual, en el ámbito social, familiar o educativo.
Se establecen dos formas de participación: 1) A través de correo postal; en esta modalidad los trabajos se presentarán mecanografiados a doble espacio por una sola cara, numerados y en formato  DIN A-4 grapado. Los relatos tendrán una extensión de 8 a 15 folios. Estarán escritos en cuerpo de 12 puntos Arial. Se entregarán cinco ejemplares, sin firmar, en los que constará sólo el título, adjuntando un sobre cerrado que contendrá en su interior los siguientes datos: a) Datos del participante (nombre, apellidos, fecha de nacimiento, DNI, dirección, código postal, municipio, provincia, país, teléfono, móvil y e- mail). b)  Fotocopia del DNI. y c)   Autorización a la Ciudad Autónoma para la publicación, reproducción o distribución de las obras presentadas al certamen en el caso de ser elegidas por el Jurado.
Se remitirá todo el material citado anteriormente en un sobre cerrado a la siguiente dirección: XVII Premio Internacional de Relato Corto "Encarna León". Consejería de Educación, Juventud y Deporte, Viceconsejería de la Mujer y Juventud. Ciudad Autónoma de Melilla. C/ Querol, 7.  52004- Melilla.
2)  Mediante correo electrónico remitiendo el relato, con las mismas características
especificadas en el apartado anterior, a la dirección:
concursoencarnaleon@melilla.es  , indicando en el texto del correo la intención de
participar en el concurso. Se adjuntaran al correo dos archivos, el primero con el nombre del relato participante, preferentemente en PDF y un segundo archivo con el nombre “Datos del participante” (archivo de texto o PDF), que contenga los apartados a, b y c, solicitados para el correo postal.
Cierre de la convocatoria: 31 de Octubre del año 2018. Se establece un primer premio de 6.000 € (SEIS MIL EUROS) y dos accésits de 1.000 € (MIL EUROS) cada uno.  Los premios podrán ser declarados desiertos si a criterio del jurado ningún relato  poseyera los méritos necesarios para ser premiado. Asimismo, el jurado estará facultado para resolver toda cuestión de su competencia.
La Consejería de Educación, Juventud y Deporte, editará una publicación con los tres relatos premiados y, en su caso, otros finalistas que por su interés sean susceptibles de ser publicados.
El fallo del premio se dará a conocer en un acto público celebrado dentro de las actividades conmemorativas, del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo de 2019, y se difundirán a través de los distintos medios de comunicación.
La participación en el certamen, implica la total aceptación de las bases.  La devolución de las obras presentadas a concurso se hará dentro del plazo de un mes desde que se haga público el fallo del jurado, pudiendo ser retiradas por los interesados en la Consejería de Educación, Juventud y Deporte, C/ Querol nº 7 de Melilla, o bien solicitando su remisión a costa del demandante. Las obras que no fueran reclamadas en dicho plazo serán destruidas.





XXIII CONCURSO DE POESÍA Y NARRATIVA FEMENINA "CIUDAD DE CANTILLANA"
La Asociación Cultural y Artística de Mujeres “Coro Azahar” organiza la XXIII edición del concurso de Poesía y Narrativa Femenina “Ciudad de Cantillana”. Los concursos son independientes: Poesía y Narrativa.
Podrán participar  escritores/as de cualquier nacionalidad, a partir de los 16 años.  Las obras estarán escritas en castellano. Irán mecanografiadas a doble espacio, por una cara y con una extensión máxima de 10 folios DIN A-4 (5 folios mínimo en el relato corto, no habrá extensión mínima en la poesía)
Cada participante podrá presentar un solo poema y un relato corto. Si se participa en el premio especial deberá constar en el sobre como “Premio especial Igualdad de Género”
El tema y la composición del Poema y del Relato Corto serán libres. Excepción: el premio especial cuyo tema será de Igualdad de Género.
Las obras se presentarán por cuadriplicado, firmadas con un lema o seudónimo, situado bajo el título de la obra, que deberá hacerse constar también en un sobre pequeño, en cuyo interior figuren los datos personales, teléfono y domicilio del autor/a
Los trabajos se remitirán al Ayuntamiento de Cantillana
Ayuntamiento de Cantillana
c/ Ntro. Padre Jesús, s/n
41320 Cantillana – Sevilla
Los Premios son los siguientes: 1º premio Poesía: 400 €- 2º premio Poesía: 100 €.
1º premio Narrativa: 400 €. 2º premio Narrativa: 100 €. Premio especial al trabajo de poesía y/o narrativa bajo el lema “Igualdad de Género: 150 €”

Cierre de la convocatoria: 1 de mayo de 2018



I CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA "MUJER Y MADRE"
Con motivo del día de la madre, 6 de Mayo del 2018, la Asociación de Escritores de Asturias junto a la Editorial MundoArti, convocan el presente certamen internacional que cuenta además con el patrocinio del reconocido poeta D.Fernando Álvarez Balbuena.
Podrán participar los artistas de cualquier nacionalidad, sin límite de edad, residentes o no en España.
Cada participante podrá presentar una única obra en verso cuyo tema será “Mujer y Madre”. El poema será inédito, original y tendrá un máximo de 20 versos escritos en lengua castellana.  El poema será anónimo, no podrá contener ni el nombre del autor ni cualquier rasgo que pueda identificar al mismo.
No pudiendo haber sido premiado anteriormente en ningún otro concurso, ni estar sujeto a compromiso alguno de edición. Tampoco podrá estar pendiente de fallo en cualquier otro concurso, ni podrá ser presentado a otro certamen hasta que este certamen sea fallado. Cierre de la convocatoria: 6 de Mayo de 2018.
La inscripción se realizará a través de la página web: www.mundoarti.com .
Cualquier duda será atendida por MundoArti: contacto@mundoarti.com  o +34 647 889 954 (Whatsapp).
Los premios de este certamen consisten en: 1er premio: 200 euros y la publicación de su poema. Además se seleccionarán tantos finalistas como estime el Jurado, los cuales recibirán como premio la publicación de su poema y una copia electrónica de la citada publicación.
La publicación de estos poemas se realizará en una antología con la participación especial de D. Fernando Álvarez Balbuena y con prólogo de la Asociación de Escritores de Asturias.
La antología será realizada por la Editorial MundoArti y se distribuirá en formato electrónico y papel a través de la plataforma mundial de venta AMAZON.COM.
Los criterios de evaluación del Jurado serán la creatividad, la originalidad, la calidad literaria y el ajuste del contenido del trabajo al tema de esta convocatoria.
El Jurado se reserva la posibilidad de aumentar o disminuir el número de obras seleccionadas atendiendo a la calidad de las mismas, pudiendo declarar desierto el premio si así lo considerase. La decisión del Jurado será inapelable y se hará pública en los medios de comunicación y en la página web de MundoArti.
Los participantes del certamen se responsabilizan de la autoría de las obras presentadas y de la no existencia de derechos a terceros. La organización se reserva el derecho a no admitir al certamen las obras que no cumplan los requisitos o que puedan atentar contra la sensibilidad o derechos de terceras personas.
La organización podrá utilizar las obras seleccionadas para promocionar el certamen y mediante la aceptación de estas bases, los autores ceden todos los derechos de explotación de la obra ganadora para poder realizar la publicación, inscripción en los registros necesarios, promoción, distribución en cualquier canal y venta posterior de la antología, respetando en todo momento la autoría de las obras (citando siempre el nombre del autor) y sin perjuicio de sus derechos sobre Propiedad Intelectual.
Los autores reciben el premio de la obra digital en concepto de pago por sus derechos de autor de la primera edición. En caso de posteriores ediciones o modificaciones, la Editorial MundoArti se pondría en contacto con ellos para estipular las cláusulas correspondientes.
La organización se reserva el derecho a modificar cualquier punto en estas bases comunicando previamente tal modificación en los medios reservados para tal efecto. La participación en el certamen comporta la aceptación íntegra de las bases y la decisión del Jurado, renunciando con ello a cualquier reclamación legal en este sentido.



XXIII CONCURSO DE NARRATIVA CORTA REAL VILLA DE GUARDAMAR DEL SEGURA 2018
Podrán participar en este concurso todas las personas que lo deseen con obras originales e inéditas, en castellano o en valenciano, no premiadas en otros concursos ni que estén a la espera del fallo de ningún certamen hasta que se falle nuestro premio. No se considerarán inéditos aquellos relatos, que previamente, hayan sido publicados en Internet (webs, blogs...) El tema será libre para las modalidades 1, 2 y 3.
Se presentarán 6 ejemplares originales, mecanografiados o a ordenador con una letra de 12 puntos, con formato DIN A-4 por una cara y a doble espacio, con un mínimo de 5 y un máximo de 10 folios, sin firmar. Deberán presentarse acompañados de un sobre cerrado en el exterior del cual figurará un lema. En el interior del sobre deberá constar el nombre y apellidos del autor, DNI, fecha de nacimiento, domicilio, teléfono y un breve Currículum Vitae. En caso de que un autor concurra con varias obras, deberá repetir el citado procedimiento tantas veces como originales presente a concurso. Asimismo el autor deberá hacer constar en este sobre un documento firmado donde se asegura que: "El relato presentado a este concurso es original, inédito y no premiado. Tampoco se está sujeto a fallo en ningún otro certamen."
Se establecen las siguientes modalidades:
Modalidad 1: Relatos de temática libre escritos en valenciano.
Modalidad 2: Relatos de temática libre escritos en castellano.
Modalidad 3: Relatos de temática libre escritos en cualquiera de las dos lenguas y que sean de Autor Local. Se considerarán autores locales las personas empadronadas en el municipio hasta el 31 de enero de 2018.
Modalidad 4: Relatos que versen sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres escritos en cualquiera de las dos lenguas, concretamente deberán estar relacionados con alguno de los siguientes temas: visibilizar la participación activa de la mujer en la vida política, social, cultural y económica en las mismas condiciones que los hombres; las desigualdades existentes entre mujeres y hombres en distintos ámbitos (laboral, familiar, social...); corresponsabilidad y conciliación de la vida personal, familiar y laboral; prevención y erradicación de la violencia de género mediante la promoción de las relaciones de bueno trato. Se valorará además de la calidad literaria y de la coherencia narrativa, la defensa de los valores no discriminatorios ni sexistas, la ruptura de estereotipos masculinos y femeninos tradicionales y la utilización de un lenguaje no sexista.
Cierre de la convocatoria: 20 de abril de 2018. Los autores deberán hacer constar en el sobre la modalidad en la que quieren participar. Las deberán ser remitidas por correo o entregarlas personalmente en:
XXIII CONCURSO DE NARRATIVA CORTA REAL VILLA DE GUARDAMAR BIBLIOTECA PUBLICA MUNICIPAL C/ SANT JAUME, 5 A C.P. 03140 GUARDAMAR DEL SEGURA (Alicante)
El fallo del jurado será inapelable. Los premios podrán declararse desiertos si así lo considerase el jurado. Se establecen los siguientes premios:
Premio de 500 € al mejor relato corto de temática general en valenciano.
Premio de 500 € al mejor relato corto de temática general en castellano.
Premio de 500 € al mejor relato corto de autor local.
Premio de 500 € para el mejor relato que verse sobre la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
La cuantía del premio está sujeta a la correspondiente retención del I. R. P. F.  El premio se fallará el día 1 de Junio a las 20.00 h.
Las obras premiadas, así como sus derechos, serán propiedad del Ayuntamiento de Guardamar del Segura, quien podrá hacer uso de ellas sin autorización previa de sus autores. El M.I. Ayuntamiento de Guardamar se compromete a publicar los relatos ganadores en la revista de Fiestas de Moros y Cristianos, que se edita en el mes de julio, con motivo de las Fiestas Patronales, y también podrá, si lo estimara conveniente, difundirlo a través de los diversos medios de comunicación social.
Los relatos no premiados podrán recogerse del 4 al 30 de junio en la Biblioteca Pública Municipal. Una vez transcurrido el plazo los originales se destruirán.
.escritores.org
Los premios se entregarán en un acto público, al cual deberán asistir los autores, que se celebrará durante el mes de julio de 2018. La incomparecencia del/los premiados implica la no entrega del mismo, pero no supone que la obra deje de estar premiada y por tanto el Ayuntamiento sigue siendo el propietario de la obra y de sus derechos.
La participación en este concurso supone la plena aceptación de las Bases.

          

lunes, 20 de octubre de 2014

Leyendas indígenas (muestra cuatro)


El guerrero es una de las imágenes más sólida de los pueblos originarios 


Joven de la etnia pemón

Jóvenes de la ETAI Pemón Samarayi


Dos cuentos pemones 


LAS ESTACIONES DEL AÑO 
Hace de esto muchísimo tiempo. Entonces, El Sol era un indio. Y por aquel tiempo los indios padecían por la falta de aliño y no tenían sal.
Entonces, el Sol envió a sus sobrinos y a su hermana, que se llamaba Aná, a buscar sal. Por tal razón se fueron hacia la región de los Cariaba.
Y el Sol se fue también hacia aquellas tierras para alumbrarlos mientras cogían sal. Pero sus sobrinos se cargaron de sal en demasía y no se volvió a saber de ellos.
Y entonces, la madre de ellos los lloraba por muertos. Pero el Sol le dijo a su hermana: “Ellos no están muertos”. Y dejó de calentar por allá y vino el frío y ellos se levantaron y se vinieron acá trayendo sal.
Después, el Sol envió a sus sobrinos a buscar escopetas, anzuelos, telas y demás hacia Ikén. Y el Sol también se fue hacia aquellas tierras.
Y la gente de aquellas tierras, cuando vieron al Sol, levantaban las cosas que fabricaban y le decían: “Chon, aquí tienes tu tela, tu escopeta, tus anzuelos”…
El Sol, después, se fue  hacia la tierra de los Nopuerikok, que fabricaban el casabe en gran cantidad. Y entonces, estos indios sacaban sobre sus casas el casabe y le decían: “Chon, aquí tienes tus tortas de casabe”.
Y después de esto, el Sol estaba siempre de pie sobre los indios.
Entonces, los  indios no tenían ni sebucanes. Prensaban la yuca en cortezas del árbol Tué. Y el Sol alumbró a los indios para que tejieran sus manares y toda clase de cestería.
De esta manera, anduvo el Sol viajando de una parte a otra.
Pero la culpa de que el Sol se estropeara la tuvo una mujer, que dijo: “Estando con ganas de dormir, siempre este dichoso Sol está alumbrándolo todo”. Entonces, el Sol se marchó, aunque volvió. Y entonces así sigue: viene y luego se marcha para que no le digan como aquella mujer.
Ahora, los indios decimos que por un tiempo, el Sol viaja hacia los campos de río Branco y entonces el Sol come mucha sal y cuajada y leche de vaca. Y durante ese tiempo el Sol tiene la cara limpia y el cielo está clarito y no hay nubes y no llueve y no hay tormentas.
Pero después el Sol sube hacia Ikén y entonces él pasa la noche con los indios Injarikok y se la pasa emborrachándose y bailando. Y entonces él se pone bravo y hay lluvias para que haya mucha yuca para la bebida, y hay rayos y truenos.
Cuando es el propio tiempo del Sol, las cigarras y otras varias parecidas, que son las novias del Sol, se la pasan cantándole.
Pero, cuando es el tiempo propio del aguacero y del Sol bravo, pasan hacia allá, hacia Ikén, las mariposas de varias clases, que son amigos del aguacero, a bailar allá.
Esto decimos ahora los indios.


LEYENDA DE LOS MAKUNAIMA 
Hace mucho tiempo, el Sol era un indio que se dedicaba a desbrozar montañas y quemarlas para sembrar ocumo. Él sólo comía ocumo; su cara era brillante.
Un día fue a beber agua y a bañarse en un riachuelo después del trabajo.; al acercarse, sintió en un pozo como el remolino de una persona que se sumerge. Y quedó pensando qué sería aquella.
Otro día volvió con más sigilo al pozo de agua y vio a una mujer pequeña, pero de una cabellera larguísima, que le llegaba a los pies. Estaba bañándose y jugando y batiendo el agua con sus cabellos.
Pero ella se dio cuenta de que venía el Sol aún logró asirla por la cabellera. ”A mí no, a mí no”, gritó aquel ser, que se llama Tuenkarón. Y dijo más: “Yo te enviaré una mujer para que sea tu compañera y esposa”. Y entonces el Sol soltó su cabellera y dejo irse a Tuenkarón.
Al otro día, estando el Sol limpiando el conuco y juntando los árboles para pegarle fuego, vio una mujer blanca, que le enviaba Tuenkarón.
“¿Ya limpiaste el conuco?”, le preguntó la mujer. El Sol le contestó: “Aún no; apenas he limpiado más este pedacito que ves y juntando estos pocos montones”.
Después dijo el Sol a la mujer:” Saca esos ocumos, que yo asé, del rescoldo, para comer”. Sacólos de las brasas la mujer y le dijo al Sol: “Aquí están”. Y comieron. 
Después, dijo el Sol a la mujer: “Pega fuego a los montones, que yo junté”. Y la mujer pegó fuego a los montones con un palo rajado y conchas secas.
Cuando terminó de pegar fuego, la mujer dijo: “ya está”; volvió a decirle el sol: “Ahora vete a buscar agua”. La mujer se fue a la quebrada con su camaza, se agachó para recoger el agua. Mientras la estaba cogiendo y llenando la camaza, se le ablandaron las puntas de las manos (los dedos), y después los brazos y todo el cuerpo.  Y así quedó aplastada  como un montoncito de arcilla. Porque aquella mujer estaba hecha de tierra blanca.
En vista de que la mujer no volvía, el Sol se fue a buscarla. Y cuando llegó a la quebrada, encontró el pozo con el agua de color terroso: era la mujer que se había deshecho enturbiando el agua.
Entonces el Sol, disgustado, dijo: “Eso es lo que me manda Tuenkarón: una mujer que no sirve ni para coger agua”. Después se subió más arriba a beber agua no turbia. Y, como ya estaba atardeciendo, se fue a dormir a su casa.
Cuando amaneció y fue otro día, el Sol volvió a su conuco a trabajar en la limpieza.
Mientras trabajaba, al mediodía, cuando ya iba a comer. Tuenkarón le mandó otra mujer, negra como la gente de esta raza.
La mujer le preguntó al Sol: ”¿Ya limpiaste el conuco?” “Si y no”, respondió el Sol, “Apenas he limpiado ese poquito que tú ves”. Después le dijo también: “Ve a buscarme agua para beber, para que comamos juntos”.
La mujer se fue a la quebrada, trajo el agua y comieron juntos el ocumo. Después de comer, el Sol se pegó de nuevo al trabajo y le dijo a la mujer: “Mientras yo sigo amontonando, tú pegas fuego a los montones ya hechos”.
La mujer cogió un palo rajado para ir a pegar fuego. Se arrodilló frente a unas brasas, sopló para levantar llama, pero el fuego le calentó la cara y de ahí se fue derritiendo por los brazos y por todo el cuerpo; y así quedó aplastada como un montón  de cera silvestre. Porque aquella mujer estaba hecha con cera.
El Sol se volteó repetidas veces para ver el fuego que iba prendiendo; pero como no veía humear ningún montón, se fue a ver qué pasaba con la mujer. E iba diciendo: “Pues si le dije que fuera pagando fuego a los montones”. Pero, ¡Qué sorpresa! Al acercarse, encontró a la mujer derretida y convertida en un montón de cera.
Entonces el Sol se fue a la quebrada y dijo: "Hay que ver qué mala y mentirosa es Tuenkarón. Pues bien: ahora yo voy a secar esta quebrada, yo voy a secar toda el agua”.
Pero Tuenkarón sin dejarse ver, le contestó: ”No, no: no hagas eso; espera que yo te voy a mandar una mujer”.
Pero aquel día no se le sentó al Sol la semilla del vientre (no se le sosegó el corazón). Aquella noche se acostó bravo.
Pero al otro día, cuando hubo amanecido, el Sol se fue, según su costumbre a trabajar en su conuco; estando inclinado sobre su trabajo, se le presentó otra mujer de color rojizo (de laja), con una olla en su mano.
La mujer, poniéndose delante, le preguntó: “¿Ya limpiaste el conuco?” Pero el Sol no le contestó, cómo si no oyera, escamado con los engaños pasados.
“¿Por qué no me contestas?”, volvió a preguntarle la mujer. El Sol le contestó: “Porque todas sois embusteras; todas os aplastáis y os derretís”. “Si es así”, replicó la mujer, “Me regreso a Tuenkarón”.
Pero el Sol le dijo: “Bueno, espera que yo te pruebe”. Y entonces le mando pegar fuego, y no se derritió. Y le mando a traer agua; y la trajo y, al cogerla, no se ablandó. Después le mandó cocinar ocumo en la olla; y el Sol vio como la colocaba sobre unas piedras y cómo hacía el fuego. El Sol observó con cuidado todas sus costumbres y habilidades.
Cuando comenzaba a atardecer, la mujer dijo al Sol: “Yo vine para regresar”. “Bueno, -le contestó el Sol- hazme la comida para ver que regreses”. Y después que la hizo, la mujer le dijo al Sol: “Ea, me voy; me voy para regresar mañana temprano”. El Sol le dijo también: “Sí, vente bien de mañana”.
Al otro día, el Sol se fue más temprano que de costumbre al trabajo. La mujer vino también muy temprano. El Sol volvió a probar otra vez a la mujer. Le mandó a traer agua, le mandó hacer fuego, le mandó cocer la comida. Y, viendo que ni se ablandaba, ni se derretía, ni se rajaba, le cayó en agrado y le llenó los ojos (las aspiraciones o deseos).
Al caer la tarde, fueron a bañarse juntos a la quebrada; y entonces el Sol vio muy bien que la mujer era rojiza, como los pedazos de piedra del fuego que suele haber en el lecho de los  ríos. No era blanca ni tampoco negra.
El Sol le dijo entonces a la mujer: “Vámonos a mi casa”. Pero la mujer le dijo: “No se lo dije a Tuenkarón”. “¿Eso qué tiene que ver?”, le replicó el Sol. Pero la mujer le contestó: “Eso no lo puedo hacer de ninguna manera”. “Entonces”, dijo el Sol, “Vente bien temprano a prepararme la comida”. “Está bien”, le dijo ella, “Y también le diré a Tuenkarón para quedarme contigo”.
Y efectivamente, al otro día, la mujer vino muy temprano, le hizo comida cocida, le asó ocumo, arrancó yuca, le ralló e hizo casabe. Aquel día se quedó a dormir con el Sol y desde aquel día vivieron siempre juntos.
Y tuvieron varios hijos, y esos fueron los Makunaima.
Algunos indios dicen que el nombre de la madre de ellos era Aromadepuén. Y que los nombres de los hijos fueron los siguientes: Meriwarek, el primogénito; luego, Chiwadapuén, hembra; Arawadapuén, segunda hija, y Arukadarí, el más pequeño, que muchas veces se llamaba Chiké. 

Nota: Textos transcritos de Leyendas Indígenas Venezolanas de Carmela Bentivenga de Napolitano, publicado por Editorial Biosfera (Caracas, 2007)

domingo, 19 de octubre de 2014

Leyendas indígenas (muestra cinco)

Infante indígena en el archivo de Diego Escobar

Niña amazónica protegiendo su maquillaje de la lluvia


(archivo de Soy de Puerto Ayacucho - Amazonas)


LA CREACIÓN DE LOS PRIMEROS SERES HUMANOS (Etnia   Yukpa)
Un día, Dios se dirigió al bosque, donde anduvo de un sitio a otro; mientras lo hacía, golpeaba árboles con su hacha. Así, pasó de uno a otro hasta llegar a uno que dejó salir sangre desde el momento en que el hacha cayó sobre él. Dios derribó este árbol, y de su madera labró las figuras de dos niños. En seguida, derribó un segundo árbol, de cuyo tronco fabricó una caja, y dentro colocó las dos figuras. Luego, llamó un pájaro, el pájaro carpintero, al que ordenó sentarse sobre las figuras. Luego cerró la caja con una tapa y la dejó en el bosque.
Días más tarde, la compañera de Dios fue al bosque y se sorprendió enormemente de escuchar voces. Siguiendo la dirección de los sonidos, descubrió la caja. Con muchísimo cuidado levantó la tapa. Cuál no sería su sorpresa al encontrar dos niños y un pájaro. Ella (la compañera de Dios) se llevó los niños a casa y los crió  hasta que fueron grandes y pudieron convertirse en marido y mujer. Muchos niños nacieron de esta joven pareja y, eventualmente, se casaron unos con otros. Al transcurrir unos años, hubo gran número de gente sobre la tierra.
 Un día, Dios bajó entre los hombres y los reunió frente a él. Les contó cómo habían surgido ellos de las figuras de madera y que,  por tanto, todos eran descendientes de una pareja original de seres nacidos de unos mismos padres y al mismo tiempo. Les advirtió que, puesto que ahora había gente suficiente sobre la tierra, de allí en adelante, ningún hombre podía tomar como esposa a hermana.
La gente convino en aquello y prometió guardar esta ley. Entonces, Dios presentó el pájaro carpintero a los Yupa como su ayudante en el trabajo, y le dio formas humana.
El último día de la permanencia de Dios entre los yupa, organizó una fiesta y les enseñó el arte de preparar la “chicha”. Finalmente, antes de irse, les prometió que, después de esta vida, llamaría a los Yupa  a unírseles allá en su tierra.

EL MITO DEL ALGODÓN (etnia Guaica)
Texo era un yanomami pequeño de estatura, pero ágil e inteligente. Mientras todos los demás dormían en un chinchorro de bejuco, él dormía en uno muy fino y suave de algodón. Los indios que lo visitaban no podían explicarse cómo había podido confeccionarse un chinchorro tan precioso. Texo, entonces, acompaño a los curiosos visitantes y les enseñó:
“Escoged una parcelita de terreno, lejos del plátano, de la yuca y de otras plantas capaces de hacer morir a la de algodón. Invocad a Teroriwa (espíritu del colibrí), sembrad esta planta y tratad de conservar la semilla de las plantas viejas, si queréis tener plantas nuevas; cuando éstas hayan crecido bastante, cortadles las puntas, así las ramas quedarán más fuertes. Entonces, brotarán las flores y se formarán unos capullos. Llevad a casa esos capullos, sacadles las motas blancas y ponedlas a secar al sol, para que se pongan más blancas, luego, quitad las semillas y abrir la mota y todo estará listo para hilar.”  
Seguidamente, Texo les enseñó a hilar a las mujeres. Cogió una varita derecha y resistente y un pedazo de totuma y con eso les hizo ver cómo se hilaba el algodón.
Desde que Texo enseñó a los yanomamis a cultivar el algodón, él ya no lo siembra. Se surte recogiéndolo en los plantíos de sus alumnos. Es que Texo se convirtió en el colibrí el cual, al hacer su nido los reviste de algodón.

LEYENDA DE MACHÁLIKA-WEENI O CERRO LA JUVENTUD (etnia Guarekena)
Para el comienzo del mundo, había una mujer con tres hijos. Uno de ellos era un despreciado, nadie lo quería. Él era despreciado por varios motivos: no conseguía trabajo, no conseguía mujer, lo que aspiraba no lo conseguía. Por eso, en el caño Simakén, se encuentra una laguna como a 2 kilómetros de la boca de San Miguel que se llama MUNAPANA, es decir, la puerta de la casa de las toninas, y ahí los tres hermanos hablaron: ¨Hermano, ¿cómo puede usted conseguir trabajo? Si no lo consigue, ¿qué va a hacer Usted?
Él dijo: ¨Mano, lo que me queda es matarme¨.
Le contestaron: ¨¿Cómo te vas a matar?¨
Él se subió a un árbol, de ese árbol se tiró al suelo, pero al caer, lo hizo en una laguna. De la laguna salió un hombre que le dijo: ¨Amigo, ¿Qué te pasa?¨
¨No hombre, yo lo que ando buscando es la muerte¨´
¨¿Por qué motivo te vas a matar?¨
¨Porque no encuentro trabajo, ni mujer. Por esos motivos me voy a matar¨, contestó. El hombre, que era yecuana, entonces le dijo MULULI, así se llamaba el que tenía todos los remedios para conseguir lo que yecuana necesitaba. Los tenía en el cerro de Machálikaweeni. Este cerro es la maleta de la medicina que tenía ese señor, el Mulúli, es decir, el araguato.
Él le dijo: ¨No hombre, amigo, es muy sencillo. Si quiere que yo le consiga ese remedio, acompáñeme para ir a Kuléyana¨. Entonces, ninguno sabía dónde quedaba ese caño.
Desde que inventaron ese viaje desde la boca del caño Sike, se fueron ellos, subieron, en cada caño preguntaban a los porteros o agentes que tenían esa gente en ese tiempo. Le preguntó al portero del caño Ichani: ¨Señor, ¿nos puede decir, si por este caño se encuentra el caño Kuléyana?
¨yo acabo de recibir una información del jefe que tengo en este caño, que no se llama Machálika-Weeni, sino que se llama UKUSILIMA (o Cerro Jabúa, es decir, con forma de esa fruta); bueno, ese se encuentra en la cabeza del caño Kuléyana (Sejal).
¨ ¿Cuánto tiempo se gastará por aquí?¨
¨Si se va por el propio caño unos cuatro o cinco días, va a pasar trabajo. Es mejor que se meta por este desecho¨. Se metió en una laguna. En esa laguna había dos asientos y por allí lo llevaron rápido a la boca del caño Kuléyana.
En esa boca se meten dos caños, uno al este y otro al norte. Al norte el kuléyana y al este el desecho que sale al Casiquiare (desecho tápu). Luego siguieron, y entonces le preguntó: ¨Amigo, ¿Cuáles son las medicinas que usted desea tener?¨
¨Yo deseo toda clase de medicinas que me sirvan a mi persona¨.
En el caño kuléyana hay una laguna; ahí estaba viviendo la abuela de los dueños de ese cerro. La vieja les permitió seguir, arribaron a la boca del caño Machálika-Weeni, que es un caño que da al oeste. Este caño nace en la falda del cerro Machálika-Weeni. Tiene tres picos, que señalan hacia los puntos cardinales. Uno es borrado al naciente. Solo tienen tres picachos: más bien hacia el este, oeste y sur. En ellos, se forma una laguna. En esa laguna está un agua estancada con muchas hierbas y se estanca en el pozo; es helada. Allí le dijo: ¨Mire amigo, ya lo vamos a curar, quítate la ropa¨.
Entonces el yecuana se desnudó y Mulúli se montó encima de él, lo pisó y le sacó todos los bagazos que tenía dentro. Las comidas malas. Lo puso boca arriba y lo lavó bien lavado. Luego le dijo: ¨Subamos, que arriba te conseguiré todo para que no te pongas viejo¨. Ahí fue mostrando las hierbas: ¨Esta hierba es para que no te pongas viejo, esta para conseguir novia, esta para conseguir trabajo; ahora, estas otras hierbas son malas, son para atraer a las mujeres casadas. O cosas malas¨. El yecuana era porfiado y de ahí, contrajo la muerte.
Le dijo Mulúli: ¨eso es todo¨. Cuando vayas a llegar a la casa, toca el pito. Entonces, cuando faltaban veinte metros para llegar a su casa, tocó el pito. Las muchachas dejaron lo que estaban haciendo para encontrarse con yecuana. Desde ese momento conseguía trabajos, mujeres, y por ese motivo los otros compañeros querían matarlo. Él dijo que no salía de su casa y que si querían darle trabajo, él iba a su trabajo y regresaba a su casa, por eso, hoy en día, quien triunfa tiene enemigos.
Al fin lo mataron y después lo quemaron. De sus restos salieron hierbas; esas hierbas son las pusanas. Él murió en el cerro Machálika-Weeni. Por eso dicen que hay dos pozos, uno donde llegó y se bañó y otro donde quedó su cadáver.

LOS DIENTES DEL JAGUAR Y SU MARCHA SILENCIOSA (etnia Yanomami)
Unos “Wuaika” se encontraron. Habían tejido una cesta perforada. Los motivos eran perfectamente regulares y la canasta era bella. Dijeron:
-“Esta será para la cola”.
Unos shamathari habían fabricado una segunda cesta tan bien echa como la primera. Divisaron a un niño: -“¡Ven acá!”
Le fijaron la primera cesta sobre los riñones y las nalgas y la segunda sobre la espalda. Luego dijeron al niño: -“Cava un hueco”.
-“¿Dónde?”  -“Allí mismo, donde estás”.
El niño cavó. Tiraba la tierra excavada con sus manos ayudándose con los pies, como lo hacen los cachicamos. Cuando había trabajado un buen rato, preguntó:
-“¿Es lo suficientemente profundo?
-¡Cava más!” Cavo de nuevo.
-“¿Y ahora?” -“Está bien así”.
El hueco no era muy profundo y el niño podía meterse. Se le dijo: -“Vivirás allí, no saldrás de la madriguera”.
Y lo abandonaron. Jaguar pasó por allí. -“¿Quién ha cavado este hueco? ¿Quién está dentro?”
-“Soy yo”.
-“¡Salte!” 
-“No, me prohibieron salir”.
-“Acércate al menos al orificio para que podamos hablar”.
Dientes enormes le habían salido al muchacho.
Estaba cegado por la luz: “Casi me olvido de la luz del día” -pensó. Apareció. Jaguar exclamó: -“¡Qué dientes tan grandes tienes! Los quiero a toda costa”.
-“Deja eso, no se quitan”.
-“¡Qué dientes!”
Jaguar poseía dientes muy pequeños, parecidos a los que tienen ahora los cachicamos. Los hizo mover y se los retiró:  -“¡Aquí están; tómalos!”
Depositó los dientes en un montón delante del niño-cachicamo. Hicieron el cambio. Jaguar debió hacer fuerzas para introducir los nuevos dientes, pues los alvéolos anteriores eran muy estrechos.
-“Tú vas a volver al fondo de tu hueco. Pero no está todavía profundo. ¡Vuelve a cavar!”
El muchacho obedeció. Mientras trabajaba. Jaguar agregó: -“Debes hundirte más profundo bajo tierra, estás todavía en la superficie”.
El niño cavó y cavó. Al cabo de un momento: -“¿Así, quizás?”   
-“Cava todavía más”.
El muchacho continuó. Ya no oía más que un pequeño ruido y Jaguar debía tender la oreja en el orificio del hueco.
-“¿Así, quizás?”   
-“Deja de hundirte, conténtate con alargar el túnel”. Jaguar pensaba que estaba bien lejos.
-“¿Y ahora?”
 -“¡Cava más!”
El niño continuó su tarea.
-“¿Y aquí?”
 -“¡Sí, eso es!”
Jaguar que, más tarde, se volvería cazador de cachicamos, actuaba ahora contra su propio interés.
Alejándose, reflexionaba: -“¿Por qué se enterró en ese hueco para vivir solo?”
Cerca de él encontró a Ciempiés. Jaguar hacía mucho ruido desplazándose; Ciempiés era completamente silencioso. Dijo al jaguar:
-“Cuánto ruido haces caminando. Si sigues así, los hombres seguro te matarán cuando se embosquen para cazarte”.
-“¿Cómo haces tú?”
-“Es necesario caminar así”.
Le enseñó cómo tenía que hacer: caminó sin hacer ruido.
-“Voy a suavizarte la planta del pie”.
-“¿Cómo harás?”
Ciempiés le tomó cada pie y le acarició y suavizó la planta. -“Es así como tú debes ser. Espera aquí, voy alejarme”.
Se fue sin que hubiera podido discernir el más mínimo ruido. Luego le gritó: -“¡Desplázate a tu turno!”
Jaguar avanzó: su paso era flexible y silencioso.
Se despidieron. 

Nota: Textos transcritos de Leyendas Indígenas Venezolanas de Carmela Bentivenga de Napolitano, publicado por Editorias Biosfera (Caracas, 2007)