jueves, 25 de abril de 2013

En las raíces del joropo (crónica de 1862, por Ramón Páez)


Desde niño el llanero se apresta al baile del joropo 
(archivo de Mariano Escalona)

Pasamos varios días en EL PORTUGUESA, dando tiempo a que nuestros caballos se repusieran de las fatigas de las rudas marchas precedentes, contando además con sumarnos otra manada que se había dejado todo el verano en las siempre verdes sabanas del río, y que se encontraba en perfectas condiciones. Entre tanto nos ocupábamos en cazar, pescar, y bailar, bastando las gentes de aquellas cercanías para nuestras diversiones. Todas las mañanas montábamos a caballo para ir a coger un novillo para las comida, y el resto del día era empleado en recorrer los bosques y las sabanas vecinas en nuestros caballos, que parecían adivinar la vida que les aguardaba más allá del PORTUGUESA, siendo necesaria toda la inteligencia y sagacidad de los llaneros para descubrir sus escondrijos y llevarlos de nuevo a los corrales. 
Dedicábamos las noches al baile y al canto, a la luz de media docena de candiles o lámparas de tierra quemada, llenas con manteca de caimán. Como las casas quedaban muy diseminadas a lo largo de las orillas del río, enviábamos numerosos mensajeros con el propósito de invitar a los compañeros para el fandango, que es como se llaman estas fiestas nocturnas, los que venían en canoas o a través de los lodazales según la ocasión. 
Y ahora, refinado y cortés lector, figuráos vos mismo un bizarro conjunto sin distinción alguna de color, edad o posición, bajo un caney abierto o barracón escasamente alumbrado, y tendréis una idea de nuestras soirées dansantes,  cuya alegría y gentileza bien hubieran podido ser envidiadas por las más elegantes reuniones. La orquesta se componía de una guitarra casi tan grande como la mano que la rasgueaba; un arpa de enormes proporciones; y de un par de ruidosas maracas, formadas por la corteza del fruto de la calabaza, y llenas con las semillas de una Maranta o plomo indio. Ninguna música se considera completa sin su acompañamiento, que, por lo que pude juzgar, ocupa el lugar de las castañetas o de los menos románticos buesos de los negros trovadores. Se les adapta a un mango de madera para que el artista las pueda sacudir con facilidad, acompañándose con gestos y contorsiones expresadores de sus diversas emociones. Un correspondiente coro de cantadores, sacados de nuestra comitiva, se añadió a los músicos. 
Todos los llaneros aman apasionadamente la música, y despliegan en ella un gran talento, y componen muchas lindas canciones de carácter nacional, que llaman tonos o trovas llaneras. Son pocos los que no están dotados del poder de la versificación, y hay entre ellos muchos improvisadores famosos. Siempre que dos de estos se encuentran, se traban en competencia por la corona de laurel. Durante horas enteras se prolonga la amistosa lucha, y solamente se termina cuando uno de los bardos es gentilmente silenciado por el otro. El vencedor entonces es declarado león de la fiesta, y recibe por ello, no sólo las felicitaciones de sus admiradores, sino también las sonrisas y mirada de los ojos más centelleantes de la reunión. 
Causa asombro, verdaderamente, mirar cómo los hombres que no conocen ni una letra del alfabeto, componen e improvisan poesías, que aunque de rudo carácter, siempre están llenas de interés y de intención. Muchos de sus cantos y baladas narran las hazañas y actos de valor de sus propios héroes, mientras otras cuentan sus aventuras amorosas. 
La bandola no tiene ningún parecido con la que usan comúnmente los negros de los Estados Unidos. De hecho es una guitarra de grandes dimensiones en algo parecida al antiguo laúd. La guitarra de los Llanos, es la inversa de su parienta la bandola, por ser extremadamente pequeña, y con sólo cinco cuerdas, por lo que la llaman Cinco. A pesar de eso, es un instrumento muy ruidoso, y está dispuesto su cordaje para sonar simultáneamente al correr de los dedos de la mano derecha, movidos continuamente de arriba abajo, mientras los de la izquierda las comprimen en el momento requerido. Los bailadores no se enlazan, como es costumbre entre gente más culta, sino que bailan solos dándose ocasionalmente las manos durante breves momentos, para separarse y dar vueltas alrededor de sí mismos. Una mujer recorre primero la sala con doble y rápido paso en  busca de pareja, y al encontrar el que desea, agita sobre él su pañuelo con mucha gracia, invitándolo a aceptar, y da comienzo en el acto a sus evoluciones hasta que la mujer se retira. El hombre entonces, inclina el cuerpo cortésmente e invita a otra mujer, y así hasta el final de la próxima danza: es lo que se llama el galerón. En él sólo los más hábiles toman parte, porque  requiere una gran flexibilidad en las articulaciones de los miembros para ejecutar perfectamente todas las complicadas y graciosas actitudes de los cuerpos, que constituyen el encanto principal del baile. 
Tienen gran variedad de otras danzas, como La Maricela, El Raspón, La Zapa, etc., casi todas del mismo carácter, y diferenciándose principalmente en el contrapunteo de las estrofas cantadas con acompañamiento de música. La Maricela, es, entre todas, la danza más excitante, a causa de las palabras satíricas que el trovador de la velada dirige a cada pareja que pasa, La facilidad con que improvisa los versos es muy divertida,  y sería capaz de aturdir al mejor improvisatori napolitano. Algunos enderezan sus satíricos tiros contra la apariencia, etc., de los bailadores, y nadie deja de entender la parte crítica. 

GOLPE DE ASAMBLEA En los bailes populares de los Llanos se denominan “Golpes de Asamblea” aquellas piezas bailables en las que pueden tomar las maracas y cantar cuantos lo tengan a bien. Generalmente alternan tres o cuatro cantadores, y la emulación que se establece entre ellos, degenera en desafíos y riña. Para evitar esto intervienen con algunas coplas los encargados de velar por el orden de la reunión. Si la querella no es grave sino puntillos de amor propio, la cosa no pasa a mayores y se humedece con algunas copas. Los temas son humorísticos, amorosos históricos, referencias de lances personales, piropos a las parejas, etc. Las tonadas más usuales: “golpes”, “jazmines”, guacharacas, “mariselas”.  

Golpe de Asamblea 

-Escuche,  vale Galindo,
escuche y le cantaré,
ya pinta canas el indio 
desde que la cosa fue. 
Escuche,  vale Galindo 
lo que le cuento lo sé 
no porque me lo  contaran 
que a conversa no doy fe. 
Lo cuento porque me vide 
en lo recio del plomero; 
fui lombriz en bachaquero; 
y cuando atención le pide 
quien lo quiere complacer 
estimo de su deber 
si a toda soga lo mide 
refrescarle la garganta 
porque el asunto que canta 
para referido entero, 
cada cosa en su lugar 
hace punto refrescar 
la cañada del guarguero. 

-Escuche,  vale,  la primera, 
escuche,  vale,  el bordón: 
mire que se pierde el son 
y su cuento no aparece; 
vamos a ver si merece 
que se le preste atención. 

-Ágora mesmo diré 
para que lo sepan todos 
lo que le pasó a los godos 
camino de Santa Inés. 

-Diga, pues, vale que fue. 
Yo estaba en ese lugar 
y también puedo contar 
ese susto que pasé. 
Yo la fui con los centrales 
más no la fui por mi gusto  
y yo vale pasé el susto 
junto con los federales. 

-En Valencia la recluta 
fue too bicho de uña, 
y topó este negro Acuña 
con la comisión mas bruta. 
Me metieron a la fila 
y entre empujones y plan 
camino del llano van 
los reclutas a la jilas. 

-No vengan a llorar sus cuitas 
en medio de esta reunión 
¡vivan la Federación 
y las animas benditas!. 

-Las ánimas me prestaron 
su bendito escapulario 
y la Virgen del Rosario 
que fue toda mi esperanza 
en aquel atolladero me libró 
de que una lanza 
de algún diablo federal 
me fuera hacer un ojal 
en este lustroso cuero.

-Farías más amarillo  
que un ojo con itericia 
no es un gueso la melicia  
que le gusta a mi colmillo. 


-Negro no se amarillea, 

negro se pone tierroso: 
negro ojo blanco es miedoso 
para eso de una pelea.

-Depende de cómo sea 
yo soy un negro faculto 
y al que me largue un insulto 
lo acuesto en una batea.

-No se lo dije por mal 
pero si por mal lo toma, 
que este indio cobija coma 
no parece natural.

-Yo soy viejo federal, 
algo en el pecho me queda 
y no hay en esta vereda 
quien se me venga al bozal.

-Y no digo que soy guapo 
mas si este negro se enoja
yo no veo quien lo recoja 
si le hace espuma el guarapo.

-Dejen el pleito señores, 
déjenlo para después; 
no sigan entre estas flores 
el pleito de Santa Inés.

-Contaré en otra ocasión
lo que les diba contar.

-Bueno, dejemos pasar  
la cualesquiera impresión. 
Tal vez una ofuscación 
un charrabasquirrón 
de esos propios de las mocedades, 
palabras no quiebran guesos 
pero quiebran voluntades.

-Vamos a parar el golpe 
y cambiar el argumento, 
señores, los baildores 
a descansar un momento.

-Vamos a parar el golpe, 
busquen, señores, asiento, 
obsequien a su pareja 
para que tomen aliento, 
que las ganas de beber 
es la cosquilla que siento.

Nota: Esta transcripción fue efectuada por Isaías Medina López y Nancy Mujica, fue tomada del libro: Escenas rústicas en Sur América o la vida en los Llanos de Venezuela (publicado en 1862) de Ramón Páez y corresponde a la edición de la Academia Nacional de la Historia (Caracas, 1973) 



19 comentarios:

Vero G.N dijo...

He leído atentamente Isaías y para conocer un poco más la cultura he visto unos cuantos vídeos en youtube
http://www.youtube.com/watch?v=T0EFKuVP3vc. Gracias por enseñarnos y ampliar nuestros conocimientos con tus maravillosos escritos. Un saludo.

Alfmega marin dijo...

La verdad Isaías es que resulta muy interesante para mi conocer una cultura tan lejana, en la distancia y el conocimiento...Genial, sinceramente,gracias, un gran trabajo.

Maria Gabriela Leon Hernandez dijo...

De nuevo te agradezco el que promuevas la cultura venezolana. Es un orgullo compartir nuestras raíces. Interesante entrada, la voy a compartir con mis hijos, para que se sientan mas compenetrados con nuestras costumbres.
Un abrazo.

Eusimar Castillo dijo...

Son muy interesantes las crónicas y que aquí se muestran la llanura de Venezuela es muy bueno de verdad que si como el profesor Isaías promueve la cultura Venezolana es muy importante el no deja morir la cultura me gusto mucho estas crónicas.

maria eliza duque soto dijo...

El joropo parte escensial de nuestra cultura todo llanero ha disfrutado de un golpe de joropo con arpa cuatro y maracas pues nuestra gente se identifica con estos toques que nos brindan alegrías y nos permiten pasar momentos agradables entre ellos esta el contrapunteo, los golpes de asamblea bailes muy populares de los llanos donde tres o cuatro cantadores intervienen con algunas coplas. Que viva nuestro folklore llanero.

adrys aular dijo...

Cabe resaltar que estas cronicas son muy importantes ya que nos ayudan a promover nuestra cultura venezolana, ya que esta poco a poco se ha ido perdiendo, el joropo es un baile de gran importancia ya que este nos identifica mucho, como Venezolanos-Llaneros. Felicidades a el profesor Isaias Medina por seguir promoviendo nuestra Cultura.

ANDRY PARRAGA dijo...

El joropo es una de las tradiciones culturales máas importante en nuestra región ya que nos identifica como llaneros y especialmente como cojedeños que somos, esta manifestación cultural proviene desde muchos años y que nuestros ancestros han ido inculcandonos.

michel alvarado dijo...

Es muy interesante en verdad esta CRÓNICA el como colocan el llano en primer lugar algo notable hermoso el JOROPO como música tradicional del llanero con sus bailes típicos es en verdad asombroso la cultura que se esta perdiendo y el profesor Isaias Medina intenta recuperar con ayuda de otros estudiadores investigadores historiadores de la cultura de las letras de la lectura y las artes personas que aprecian el pasado el presente y futuro de una cultura digna y sin igual como lo es la cultura de Venezuela... El como nació el JOROPO cosa interesante también en un conversa-torio donde nos invito el profesor Isaias Medina en la cual hacían referencia al nacimiento del joropo y su propagación por toda Venezuela que el joropo tenga cosas Europeas y de Árabes totalmente sorprendente en ese conversa-torio aprendí mucho mas del JOROPO de lo que sabia y muy agradecida estoy...

camilo silva dijo...

Que interesante conocer sobre el joropo nuestra musica llanera nuestro baile y su gran musica que se debe promover y ser capaces de comprender nuestras raices siendo esencia de nuestra cultura, de nuestro vivir de la identificación como grandes cojedeños mostrando amor por nuestras culturas.

tony gomez dijo...

El joropo nuestro baile y musica que nos identifica como gente llanera, trabajadora, constante y luchadora por conseguir lo que quiere hablar de joropo es hablar de la cultura de la importancia de conocer y sentirse orgulloso al ser llanero y gente humilde es reconocer nuestras raices.

franklin pacheco dijo...

Cuando se hace referencia al joropo se hace prioridad a los bailes y musicas tan geniales que se escuchan y cantan en nuestro llano con ese toque de parranda y fiesta para celebrar y hasta disfrutando con aquellas coplas que se dedican a mujeres y la naturaleza que existe, al goze y la cultura que siempre nos identificara como personas llaneras.

Gleiber Alvarez dijo...

¡Excelente! Una cosa es leerlo y otra es presenciarlo en uno de esos “Golpes de Asamblea”. En estos actos de manifestación cultural, que todo llanero que se llame llanero, ha presenciado, por lo menos, una vez en su vida, la dicacidad, el juego de palabras, la entonación, la musicalidad, las habilidades histriónicas, que para nada deben excluirse, ya que hacen de estos verdaderos espectáculos, así como la sagacidad para improvisar al momento y por el momento, una agradable muestra de una parte esencial del Joropo, de la llaneridad. El contrapunteo, las trovas llaneras, generalmente octosílabos, manejado con maestría, define al “León de la fiesta”. También, me pareció interesante el instrumento que llaman Cinco. He visto 3 o 5 veces estos “Golpes de Asamblea”. La idiosincrasia de siempre es intrínseca, en sus más variadas formas, a los venezolanos.

yanior ojeda dijo...

Es un folclore llanero del estado Portuguesa, contrapunteos; a ese tipo de eventos se les llama golpe de asamblea, se alternan de las maracas, el contrapunteo es una riña contada, si se pone caluroso la riña intervienen los encargados del evento y entre bebidas se cantan canciones de amor, humor y las tonadas mas usuales: golpes, jazmines, guacharacas, mariselas, entre otros.

franklin josue frade brito dijo...

interesantes estas cronicas de nuestro joropo venezolano arpa cuatro y maraca la tradicion llanera de nuestro pueblo,es importante q no olviden esta musica q nos gusta mucho a los q somos llaneros como el profesor isaias,,interesante persona y poeta y escritor llanero,,muchas felicidades por impulsar nuestra cultura llanera.

Deisy Colmenares dijo...

Para mi y creo que para el cojedeño como tal el joropo como tambien el fandanguillo propio de nuestro estado es el sello de ser venezolano y deberia promoverse mas en los jovenes para que no pierdan el interes en algo tan importante como es la cultura de nuestros ancestros.

isamar villanueva dijo...

Bueno la verdad es que yo he presenciado las parrandas navideñas y también el contrapunteo con arpa cuatro y maraca, pero desconocía parte de lo que leí en esta crónica, que realmente nos muestra otra parte del joropo, que tiene gracia y es una música que está acompañada por los instrumentos de siempre –maracas y arpa- y el cuatro llanero, más los bailes y la ovación del público.

isamar villanueva dijo...

Bueno la verdad es que yo he presenciado las parrandas navideñas y también el contrapunteo con arpa cuatro y maraca, pero desconocía parte de lo que leí en esta crónica, que realmente nos muestra otra parte del joropo, que tiene gracia y es una música que está acompañada por los instrumentos de siempre –maracas y arpa- y el cuatro llanero, más los bailes y la ovación del público.

Eglis sanchéz dijo...

esta mas decir el JOROPO nuestra musica venezolana arpa cuatro y maraca,los que nos identifica como verdaderos llaneros de nuestra tierra. nuestros eventos culturales tan hermosos con esos bailes tan espectaculares y la musica llanera que se transmite cada día en diferentes instituciones. que viva nuestra cultura venezolana. y mi portuguesa hermosa

Rubeysa Carolina Pedroza Isa dijo...

Se denomina joropo a un género musical y danza tradicional de Venezuela y Colombia. Su gran diversidad se manifiesta en distintas tipologías sub regionales. Entre ellas cabe mencionar el joropo oriental, el joropo central (con algunas especificidades como el joropo tuyero, el joropo mirandino o el joropo aragüeño), el joropo andino y el golpe larense en Venezuela; además del joropo llanero, propio de los Llanos colombo-venezolanos. En Venezuela existen además importantes variantes que fusionan elementos de los tipos antes mencionados, con desarrollo de particularidades estilísticas, como es el caso del joropo guayanés, joropo guaribero o cordillerano, joropo horconiao y joropo urbano.