viernes, 10 de marzo de 2017

LA VIRGEN DEL SOCORRO APARECIDA DE LA GUAMITA

 Fachada del templo donde descansa en Tinaquillo, Cojedes- Archivo de Argenis Agüero 

Argenis Agüero

Los santos aparecidos. En el contexto de la religiosidad popular venezolana existe la figura de los “santos aparecidos”, representaciones iconográficas de algún santo que, según la creencia popular se le ha “aparecido” a algún devoto o creyente, aparición que puede manifestarse en una pequeña roca, un trozo de madera, u otro material (nácar, hueso), pasando entonces ese devoto  a ser propietario de dicha imagen, convirtiéndose así en un privilegiado en su comunidad, ya que se vuelve una especie de sacerdote no oficial. Este tipo de manifestaciones religiosas tuvo gran auge durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX,  época en la que muchas comunidades crearon sus propias anclas religiosas al margen de la institucionalidad clerical, pero dentro de la base teológica del catolicismo.
Usualmente, en la devocionalidad en torno a los “santos aparecidos”, se les rinde culto mediante la realización de velorios, una especie de festividad realizada entre rezos y cantos de alabanzas, acompañada de comidas y bebidas, especialmente las alcohólicas. Estos velorios duraban toda la noche y eran de carácter itinerante, llevándose a cabo según la solicitud previa de algún promesante que quería pagar al santo los favores recibidos.
La Virgen del Socorro aparecida de La Guamita: su origen. La Virgen del Socorro aparecida de La Guamita” es una pequeña pieza (de nácar o marfil) que tiene grabada la imagen de la Virgen del Socorro, y se ha dicho por tradición oral que la misma fue encontrada por una señora, casual y “milagrosamente”, en un lugar denominado “el pozo de las garrapatas”, ubicado en la “Quebrada de La Guamita”, también conocida como “Quebrada de Guabinas”, cercana al caserío de La Guamita, al suroeste de Tinaquillo. Se desconoce exactamente cuando ocurrió el hecho y el nombre de la señora que la encontró, pero tuvo que ser antes de 1829, pues el 14 de septiembre de ese año dos habitantes de La Guamita, Antonio Hidalgo y Gervasio Veloz, asentaron en un documento en el Registro Subalterno de Tinaquillo su ofrecimiento de entregar una novilla a la Virgen del Socorro, en pago de un favor recibido. Esta viene a ser la referencia documental más antigua de esa imagen.
La Virgen y el gobierno de Guzmán Blanco. No se tienen otras referencias de la Virgen aparecida hasta 1879, cuando en abril de dicho año se suscitaron unos hechos que quedaron asentados en los libros de protocoles del Registro Principal de la ciudad de San Carlos. El propietario de “La Virgen del Socorro aparecida de La Guamita” era un labriego analfabeta cuyo nombre era Eugenio Mireles, el cual al parecer que tenía sentimientos políticos adversos al régimen político que dominaba al país en esa época, cuya máxima figura era el General Antonio Guzmán Blanco, conocido historiográficamente como el “autócrata civilizador”, y fue el mandatario que persiguió a la Iglesia en Venezuela y hasta expulsó al Arzobispo de Caracas.

 Detalle  de la imagen aparecdia (archivo de Argenis Agüero)

Mireles no ocultaba su posición antiguzmancista y lo manifestaba públicamente, especialmente en los concurridos velorios que le realizaban a la Virgen de su propiedad, razón por la que fue denunciado a las autoridades, originándose la correspondiente intervención del Jefe Civil y Militar del Departamento Falcón, Sr. Guillermo Tovar, quien calificó a Mireles como “enemigo notorio de la Revolución Reivindicadora y su digno jefe, el General Antonio Guzmán Blanco”.  Tovar acusó a Eugenio Mireles de valerse de la fe de los habitantes para “hacerle daño a la voluntad popular” haciendo proselitismo político en contra del gobierno; seguidamente Tovar, apoyado en el Juez del Departamento Falcón, Sr. Jesús María Muñoz, le prohibió a Mireles seguir llevando a cabo sus actividades religiosas con la Virgen, para ello el Jefe Civil usó la figura jurídica de “Delito de estafa y sacrilegio”, afirmando que el dueño de la imagen hacia comercio con esta. Pero Mireles no se amilanó y continuó realizando los velorios a la Virgen, razón por la que las autoridades actuaron en su contra y el 12 de abril de 1879, a las 11 de la noche, el Jefe Civil se presentó en la casa del señor Manuel Torrealba (donde se efectuaba un velorio) acompañado de los policías Antonio Gudiño, Domingo Piñero y León Herrera, además de otras 28 personas que usó como testigos. Allí se practicó el procedimiento legal contra Eugenio Mireles y se le decomisó la imagen de la Virgen, mientras que el dueño de la misma fue conducido prisionero a la cárcel de Tinaquillo; la imagen fue entregada en custodia al Presbítero Gaspar Yánez, el mismo sacerdote que prestó los últimos auxilios espirituales al General Matías Salazar antes de ser fusilado en Tinaquillo, siete años antes y gestionó la fábrica del nuevo templo de Tinaquillo.
Mireles designó como su defensor a Bonifacio Franco, quien hizo una solicitud de amparo ante el Tribunal en procura de su libertad y pidió la devolución de la Virgen. Dicha solicitud fue presentada el 22 de mayo ante el Tribunal de Primera Instancia en lo Criminal, en San Carlos, el cual emitió un fallo en contra de Mireles el 27 de junio, por esa razón Mireles apeló a la Corte Superior del Estado, a cargo de Carlos Marvez. Este tribunal acogió la solicitud del imputado y el 14 de julio de ese mismo año ordenó al Juzgado Departamental de Tinaquillo que le fuese devuelta la imagen de “La Virgen del Socorro aparecida” a su legítimo dueño, Eugenio Mireles, lo cual se cumplió el 22 de julio, y ordenó su libertad.
Pudiera pensarse que lo ocurrido en este caso fue un verdadero milagro, ya que ese humilde guamitero analfabeta se enfrentó al poder omnímodo del General Antonio Guzmán Blanco, dueño y señor del poder en Venezuela desde 1870 hasta 1892, quien además fue el caudillo que hostigó a la iglesia católica venezolana en esa época, cerrando conventos y centros religiosos, llegando al extremo de expulsar al Arzobispo de Caracas, máximo jefe de la iglesia católica en el país, sin embargo el labriego Eugenio Mireles, dueño de “La Virgen del Socorro aparecida” lo enfrentó, salió en libertad y continuó cumpliendo sus actividades religiosas.
La pelea por la posesión de la imagen. El 5 de mayo de 1910 Simeón Mireles demandó ante las autoridades a Juan Sandalio Mireles (su primo) reclamando la posesión de “La Virgen del Socorro aparecida de La Guamita”, sin embargo luego de un Litis el Tribunal Departamental este le concedió dicha posesión al demandado.
Un año después, en 1911, “La Virgen del Socorro aparecida” vuelve a ser noticia en Tribunales, al producirse un hecho violento el 8 de octubre de ese año, causado por la lucha por la posesión de la misma, en ello se vieron envueltos nuevamente Juan Sandalio Mireles y Simeón Mireles.
El 9 de octubre el Comisario Mayor del caserío “Guamita Abajo”, Sr.  Martín Casadiego, denunció ante la Jefatura Civil de Tinaquillo que Juan Sandalio y Simeón Mireles habían reñido en el camino real que desde el vecindario “La Aguadita” conducía hacia el caserío “Guamita Abajo”, resultando herido Simeón, poniendo entonces a disposición de esa Jefatura a ambos implicados y las armas que portaban en esa riña: “un chopo y sus municiones, un cuchillo cacha blanca, un machete rozador y una peinilla en su funda”. Inmediatamente fueron citados a declarar los testigos Santana Moreno, Rafael Moreno y Miguel Castillo, quienes por vivir cerca del lugar presenciaron el pleito. Al ofrecer su testimonio Santana Moreno afirmó:
“Yo venía en compañía de Juan Sandalio Mireles, con la Virgen del Socorro, de La Aguadita, de casa de Luis Barrios, donde estaban velando la imagen; al llegar al alto de Franco moreno, como a las diez de la mañana, Simeón Mireles que estaba emboscado nos salió de golpe y le dijo a Juan Sandalio: ni Cristo pasó de la cruz ni Ud. pasa de aquí sin entregarme la Virgen, y le disparó un tiro, tan cerca que Juan Sandalio pudo librarse apartando el chopo con la peinilla, entonces Simeón botó a un lado el chopo y se le fue adentro con un machete en la mano: Yo salí corriendo a dejar la Virgen y a darle aviso a la autoridad: Salí en compañía de esta a capturar a Simeón y lo alcanzamos en Guabinita, donde se entregó”.

 Detalle  de la imagen aparecida (archivo de Argenis Agüero)

En la declaración de Juan Sandalio Mireles ante el Tribunal este expuso:
Para mí no hay más motivo que la resolución de este mismo Tribunal anteriormente, en la cual se me nombraba representante celoso de la Virgen del Socorro aparecida, perteneciente a la sucesión Mireles, nietos de Felipa Veloz. Simeón hace tiempo viene bravo conmigo por estar la Virgen en mi poder”.
Pasado el sumario al Juez de Primera Instancia en lo Criminal (San Carlos) este confirmó la detención de los indiciados y ordenó el depósito de la Virgen. Ambos fueron trasladados de Tinaquillo a San Carlos, en calidad de prisioneros, por el Capitán Rosendo Díaz.
El Fiscal consignó cargos contra Simeón Mireles por el delito de homicidio frustrado y el Tribunal de Primera Instancia lo condenó a 8 años y 8 meses de prisión; este apeló a la Corte Superior del Estado quien lo absolvió, sin embargo el Fiscal elevó el caso a la Corte Suprema del Estado Cojedes y esta ratificó la sentencia de 8 años y 8 meses para Simeón. Juan Sandalio no fue acusado. Se desconoce si Simeón Mireles cumplió dicha condena.
La compra-venta de la imagen. En 1931 la controversial imagen de la “Virgen del Socorro aparecida de La Guamita” fue vendida por la sucesión Mireles al señor Santiago Díaz (casado con Hermógenes Mireles, una de las condueñas) por la cuantiosa suma de un mil cuatrocientos veintidós bolívares con veinticinco céntimos (Bs 1.422,25). La compra se efectuó fraccionada en virtud a que se trataba de muchos condueños, los cuales se presentaron en tres grupos para ejecutar la consabida transacción mercantil. Por un lado, el 15 de mayo lo hicieron Juan Aular Mireles, Julia Aular Mireles, Tiburcio Mireles, Sixta Mireles y Ana de Jesús Mireles, quienes en el documento de venta declaran:
“Hemos dado en venta pura, perfecta e irrevocable al Sr Santiago Díaz (…) todos los derechos y acciones en una imagen conocida como la Virgen del Socorro aparecida de La Guamita, con todos sus accesorios y un local o capilla destinado para rendirle culto, edificado en el lugar denominado Guamita Abajo, en terrenos pertenecientes al Sr Julio Villegas. La venta la hemos celebrado por la cantidad de cuatrocientos (400) bolívares. Los derechos que vendemos nos pertenecen del modo siguiente: a Juan Aular Mireles y Julia Aular Mireles por herencia de su legitima madre Ramona Mireles; y a Sixta Mireles, Tiburcio Mireles y Ana de Jesús Mireles por herencia de su legítimo padre Luis Mireles”-
Luego en otro documento del 20 de mayo, María de Lourdes Aular, José Isaac Aular, Pablo José Aular y Otilio Aular declaran:
“Cedemos en venta pura, perfecta e irrevocable al Sr Santiago Díaz todos los derechos y acciones que nos pertenecen en una imagen denominada la Virgen del Socorro aparecida de La Guamita (…) hemos celebrado esta venta por la cantidad de 222 Bs con 25 céntimos. Los derechos vendidos nos pertenecen de este modo: a María de Lourdes Aular por herencia de su madre Quintina Aular Mireles; de José Isaac Aular por herencia de su madre Matía Aular Mireles; y a Otilio Aular por herencia de su madre Josefa Aular Mireles”.
Por último aparece registrada la venta realizada por José Antonio Hurtado como representante de sus menores hijos José y Blanca, e igualmente lo hacen Manuel Pérez y José Silvano Pérez. Hurtado vendió los derechos de sus hijos quienes los heredaron de su madre Bárbara Mireles de Hurtado (su esposa ya fallecida), mientras que los Pérez lo hacen por herencia de Aureliana Sandoval de Pérez, esposa de Manuel y madre de Silvano. La venta la realizaron por la suma de ochocientos (800) bolívares, lo que sumado al resto de las otras ventas da un total de 1.422,25 bolívares.
Años después la Virgen quedó en posesión de la señora María Díaz Mireles de Mercado, hija de Santiago Díaz y Hermógenes Mireles; María era la esposa del Sr Tomás Mercado (ex gobernador de Cojedes); finalmente los esposos Mercado Díaz la entregaron a la parroquia Nuestra Señora del Socorro el 9 de febrero de 1957, lo cual se hizo con toda solemnidad, tal como lo reseña el libro de gobierno N° 4 de la parroquia Nuestra Señora del Socorro:
“El día nueve de febrero de 1957 fue trasladada al templo parroquial la sagrada reliquia de Nuestra Señora del Socorro Aparecida. Dicha diminuta imagen representa Nuestra Señora del Socorro de Valencia. Fue autorizado su culto por Monseñor  Salvador Montes de Oca, pero desde muchos años atrás había estado en posesión de la familia Mercado de esta población. A las 10:30 am trasladose pues el párroco a dicha casa acompañado por gran cantidad de pueblo y por los alumnos del grupo escolar José Antonio Anzoátegui. Hicieron finalmente acto de presencia los alumnos del colegio Agustiniano Monseñor López Aveledo y las muy Rvdas. H H Agustinas. Llegados todos a la iglesia fue incensada la sagrada imagen mientras se cantaba una Salve, permaneciendo luego expuesta a la veneración de los fieles”.
Una semana después, el 18 de febrero, le fue mandado a hacer un relicario a dicha imagen, a un costo de Bs 250, que es el mismo en el que se encuentra actualmente.
La imagen permaneció expuesta al público durante mucho tiempo, sin embargo el 18 de julio de 1981 la reliquia fue robada del templo, pero afortunadamente una semana más tarde esta fue entregada al sacerdote de la parroquia Tocuyito, Pbro. Iván Mestre, quien la hizo llegar a Tinaquillo a través de la joven Tita Parra, integrante del grupo juvenil de Tinaquillo; desde entonces la imagen permanece en resguardo y es exhibida en actos litúrgicos tales como la celebración de su festividad. 


Nota: En el pleito de 1911 Juan Sandalio Mireles alega, como razón de peso, el hecho de ser nieto de Felipa Veloz, lo cual motiva el surgir de una interrogante: ¿Sería esta señora Veloz la persona que encontró la imagen de la Virgen en el denominado pozo de las garrapatas?