lunes, 12 de diciembre de 2016

La Navidad de Pirulito y otros relatos de Amarily López


Destapando los regalos del Niño Jesús. Imagen en el archivo de Fernando Parra


Relatos vivenciales de Amarily López


LA NAVIDAD DE PIRULITO


Luego de comerse el último pedacito de pan, Pirulito se puso a pensar «¿qué comeré mañana, que es 24 de diciembre y que es día de Navidad?». Ese pensamiento lo desilusionó tanto que se fue a dormir para soñar con su mamá, era el único alimento espiritual que tenía.

Nuestro amiguito no sabe qué comerá al despertar, pues es un niño solitario y pobre, que vive en una casa vieja y abandonada de cualquier barrio de la ciudad, como los que hay tantos.

Sus padres eran muy pobres y murieron hace un tiempo, él quedo a merced de los vecinos del barrio, no tiene familia ni alimentos que comer. Algunos vecinos se apiadaron de él y un día lo llevaron al orfanato, pero no se adaptó a ese lugar frio y sin vida. Prefería estar cómodo en su humilde casita que les dejaron sus padres.

Es un niño de buenos sentimientos por eso se ganó la confianza de sus vecinos que le pagan por hacer mandados, con ese dinero compra pan y leche para la cena y el desayuno, pues almuerza en el comedor municipal del barrio.

Este niño sueña con su mamá, que llega una mañana y se lo lleva a una casa grande, que no le falta nada y que es muy feliz.

Llego el día 24 de diciembre y los niños del barrio mostraban su vestimenta nueva, entre risas y cantos, pero Pirulito no tenía ropa nueva, sino leche y un pedazo de pan.

Por eso se durmió y soñó de nuevo con su mamá, la casa grande, y la felicidad que le producía ese paisaje.

Sucedió que el 25 de diciembre se despertó rodeado de los niños del barrio que jugaban y retozaban con sus juguetes nuevos, y a su lado estaba una señora con una cálida sonrisa que le ofrecía su mano, para pararlo y darle ropa nueva. Ella era una señora muy rica que no podía tener hijos. Le ofreció a Pirulito una nueva vida y se lo llevó de ese lugar.

Hoy día Pirulito, que su nombre es Jacinto, es un hombre muy noble por las enseñanzas de esa señora que hoy, él llama madre.

Pirulito nos enseña que nunca hay que abandonar nuestros sueños, cerrar los ojos e imaginarse que todo puede ser realidad.

Su madre lo acompaña y lo guía por donde quiera que vaya.

 

LA VAQUITA

Cuando mis hijas estaban pequeñas su papá les contaba esta historia y ellas se dormían, no por lo aburrido sino por la imaginación que producía el cuento:

Érase una vez, una vaquita de color blanco y con manchas marrones, que vivía en una finca con muchas vaquitas iguales a ella. Hubo una temporada que no había que comer y el pasto estaba seco, el dueño de la finca no encontraba que darle para alimentarlas. Sucedió que un día el dueño tomó la decisión de llevarlas para el matadero para sacrificarlas, y una de las vaquitas se opuso, llorando y llorando; resulta que a la primera vaca que se llevaban para el matadero era ella precisamente.

 Una noche ya montada en la camioneta del dueño como quien dice ¡lista para la parrilla!, entre quejidos y sollozos, y con la tristeza del propietario, este no logró amarrarla bien en la parte de atrás de la camioneta, sin embargo, se la llevó así para el matadero.           

 Durante el viaje para el matadero se cruzó en la vía un conejo, el dueño frenó la camioneta y fue tanto el frenazo que la vaquita salió volando de la parte de atrás de la camioneta y cayó en un matorral. La pobre estaba tan flaca y débil que no lograba pararse, así que ella cerró sus ojos y quedó tendida en el monte. El dueño al verla así, supuso que había muerto y la dejó tirada ahí.

 La pobre vaquita se quedó dormida, pues no tenía fuerzas para pararse. Al día siguiente, por ese camino pasó una niña, y al ver a una vaquita tirada en el monte, tan flaca, la jaló por un cordón que tenía la vaquita atada al cuello y logró pararla. Se la llevó a su casa, un hogar muy humilde, pero cálido. Y con lo poco que tenía le dio de comer y beber a la vaquita, la niña se quedó con la ella y la cuidó. Pasó un buen tiempo y la niña por las tardes repetía estos versos:


 “Tan bella mi vaquita que hasta un torito consiguió,

y becerritos hermosos, ella parió.

Ahora la vaquita da leche a la niña que la cuidó,

con tanto esmero y nobleza con que la atendió.

Ahora la vaquita no va para el matadero,

pues es hermosa y grande con su comedero”.


 Mis hijas al escuchar este cuento, o lloraban por la historia de la vaquita, o se dormían y lo hacían soñando con una vaquita querida.

 

 

¡QUÉ BELLA ES LA NAVIDAD!

Cuando me remonto a mis años de infancia recuerdo con mucho cariño esos días de Navidad: los estrenos, la comida, los regalos; y eso que en esa época estábamos apretados, en mi casa el que trabajaba era mi papá, y no sé cómo le hacía para que nosotros no notáramos lo precario que era esa época.

En mi casa no había arbolito de Navidad, lo que existía era un pesebre que yo misma hice motivada por las competencias de pesebres en la escuela. Empecé colocando a San José, a la virgen María y a los tres Reyes Magos con figuras de piedras.

El 25 de diciembre este pesebre amanecía rodeado de regalitos, que en complicidad con mi papá le decíamos a mis hermanitos que el niño Jesús los coloco ahí, y que si se habían portado bien todo el año, les llegaba lo que tanto habían anhelado, así que contentos abrían sus regalos, por supuesto, lo mío era un “bebé querido” al que yo quería tanto.

Hoy día, eso ha cambiado, he tratado de que mis hijas mantengan esa tradición y en mi lugar de trabajo hasta pesebres de reciclaje he colocado, porque en cada pesebre tenemos la ilusión y la fantasía de volver a ser niños otra vez.

 

LA MAGIA DE MI PAPÁ

Cuando éramos pequeños mi papá nos llevaba a pasar las navidades para la casa de mi abuela, en un pueblito llamado Macapo, ahí compartíamos con los primos, tíos, tías, era un ambiente muy familiar, claro era uno de los momentos que podíamos ver a la familia López Ojeda reunida,  nosotros los niños, que veníamos de la Capital nos gustaba ir al río a bañarnos y compartir con nuestros primos que teníamos tiempo sin saber de ellos.

 Luego de esas fiestas navideñas y de fin de año, tocaba el momento de partir. Mi papá comenzaba a prepararse temprano para no salir tan tarde. Era un momento muy triste pues, no queríamos marcharnos. Como primos nos prometíamos que nos volveríamos a ver, para las vacaciones de Carnavales o Semana Santa.

Lo mágico comenzaba cuando mi papá, luego de llegar al sitio donde debíamos tomar el autobús, nos sentaba en un muro de los que bordean la carretera a esperar el autobús que bien venía de San Carlos ó Acarigua, para ir a Valencia, nos decía que él, hacia magia, eso nos llenaba de curiosidad, los ojos se nos abrían, y esa tristeza con que llegamos a ese sitio se nos iba, pues al decir eso, pasaba su mano por un montón de plantas que tenía unas hojitas finitas y estas se dormían, eso nos hacía ver a mi papá como algo grandioso y poderoso por lo que había hecho, con esa magia nos íbamos rumbo a la Caracas, pensando que mi papá era todo un mago por lo que había hecho y nosotros hasta nos quedábamos dormidos, soñando con esa magia.   

Con el tiempo supe que ese monte se llama la Dormidera (ringui-ringui, como le dicen en el llano) sus hojas son sensibles al tacto que si las tocas, estas se cierran, no era tal magia, pero mi papá nos lo hacía ver así, tal vez servía hasta para él mismo, quitarse la melancolía que producía venirse de Macapo, su pueblo natal. Así era mi papá.

 

LAS LENTEJAS DE FIN DE AÑO

En unos años atrás en casa de mi hermano con su familia, celebramos juntos con mi papá, mi mamá, mis hijas, y unos invitados especiales como son mi tío Luis y mi tía Carlota para despedir el año viejo, entre las tradiciones que acostumbramos hacer están las lentejas cocinadas, para atraer la abundancia del año entrante, este suculento plato se coloca en la mesa destinada para la cena de fin de año, acompañada con una cucharilla para poder comerla justo a las 12 de la noche del 31 de diciembre, cuando suenan las campanadas se debe pasar una cucharada a cada miembro de la familia y desear mucha abundancia en la casa, pero con todo el zaperoco de la preparación, colocamos una sola cucharilla, cuando el reloj da las 12 de la noche, agarré el plato de lentejas y con la cucharilla comencé a repartirlas: -¡coma!- le iba diciendo a cada miembro de la familia, y entre bocado y bocado, cada quien iba diciendo -¡salud!-, -¡Abundancia!-, -¡felicidad!-, entre otros, cuando de repente le acerco la cucharilla desbordada de lentejas a la boca de mi tía Carlota y voy diciendo: -¡coma, coma! Y ella toda emperifollada y huyendo al mismo tiempo, como asustada - ¿uy, que te pasa, que es eso?-, y yo muerta de risa por su impresión, la corretié por toda la sala, con la cuchara llena de lentejas, diciéndole -¡coma, coma, tía, es lenteja!, y la familia nos veía muertos de risas, con el alboroto, pues claro, mi tía vio que todos comíamos de la misma cucharilla, y salió corriendo de la casa, toda consternada, diciendo: -¡estos, lo que están es locos!.jajajaja….

 

LA LLEGADA DEL NIÑO JESÚS

Cuando pequeña al llegar el mes de diciembre mi casa se vestía de colores, se pintaba la casa y todo lucia ordenado, se escuchaban gaitas y parrandas, humildemente se compraban los estrenos (la pinta del 24 y la del 31).

Mi madre hacía las hallacas y religiosamente se preparaba la cena de Navidad, una tradición que tratamos de mantener; en mi casa no había arbolito de Navidad, pero en el ambiente existía una magia, que era la llegada del niño Jesús, por lo que se esperaba con ansias el día 25 de diciembre para revisar debajo de la cama y encontrar:

Un bebé querido, un viewmaster, una linda muñeca de trapo, o una maquinita de coser, eran los regalos del Niño Jesús, todo era alegría, porque alguien espiritual sabia como nos habíamos portado durante todo el año y así recibir esos regalos.

Ver a mis hermanos con patinetas, carritos o la pista de carros era todo un atractivo y mucho más era ver a mi padre sudando y tratando de armar la pista de carros de ellos.


Recuerdo que le pregunté a mi padre, quién era el Niño Jesús, ese niño que hacía que todo fuera alegre y él me señalo un pesebre, desde ese momento comencé a realizarlos para plasmar ese ser espiritual que llegaba todos los diciembre a mi casa, empecé con algo pequeñito; unas piedras, que representaban a la Virgen María, San José y al Niño Jesús, de eso hace mucho tiempo y hoy en día los hago hasta de reciclaje y en cada pesebre que hago está la magia de querer ser niña otra vez.

1 comentario:

Amarily Lopez dijo...

Que bien, mis cuentos son leídos....gracias profe...