lunes, 13 de enero de 2014

ALIENTO Y OSADÍA DE TOCARNOS (poemas de Deibi Díaz)

Imagen en el archivo de Carlos González



Deibi Díaz (San Carlos, 1978) es una las pocas mujeres poetas que se dedica a la impresión y edición de textos desde algunos años. De su poemario: Antología de mi Palabra Ausente, hemos seleccionado varios textos poéticos que tuvimos la oportunidad de difundir en nuestra sección Los Poemas de la Semana.  


ORACIÓN
De rodillas en el altar de los sueños
contemplando desnuda
el laberinto de tus besos.


MÁGICAMENTE, A LA MANERA ANTIGUA
Imagino
a la hora más leve
el poema menos esperado
un río que canta
que cuida el agua sin contenerla
ni empujarla
una tenue llovizna que parece flotar
entre tu rostro y el mío.


ALIENTO Y OSADÍA DE TOCARNOS
I-Pues todo lo que fuiste
ha estado a la intemperie, desnudo y aterido
cuanto has vivido es historia antigua y olvidada
sólo en mis manos hubo un bautismo
la ventana al mundo que no conoces
más que en el breve respiro que el sueño
le arrebata a la nostalgia.

II- Algo de misterioso y profundo hay en todo esto
la singularidad de ser nosotros
aliento y osadía de tocarnos
algo que el tiempo
ha puesto en palabras
que no puedes dejar de darme.


DE MIS LABIOS
Son el límite que conduce
a la ternura insospechada
del deseo más sereno
Aquí aprendiste el paraíso
la vida
el riesgo. 


ME NIEGO A MEDITAR TUS SUEÑOS
Me niego a meditar tus sueños
a observar detenidamente
el adocenado fragor
en que se imbrican nuestros pasos
Ausente de todo
ignoro ese fuego y aludo a luminosos océanos
distancias desde las cuales
todo sueño parece posible.


OFICIO DE LA MEMORIA
Sola
descalza bajo la lluvia
escribo
tu nombre sobre mis dedos


ARRULLO
Respiro y tus ojos se pierden
en la esquina silenciosa
de mi pecho


TU PALABRA NO CONOCE ESTOS MISTERIOS
Tu palabra me intenta
y asume el silencioso aprendizaje
se queda
en la sed del día
en los silenciosos amargos

Intenta el atardecer
de las maneras más bellas y precisas
pero calla

Es palabra de lejanías y ausencias
Enséñale otras costumbres
entonces me hablará de valles sin lloviznas
jugará a la caricia oportuna
y será entonces
mi presencia  


INTUYES QUE EN ESTAS CALLES
ME ENCONTRARÁN TUS PASOS
Vas destilando un dolor leve como la vida
Alguna hay que lleva mi olor
mi marca de dulce suplicio
pero en nadie adivinas
mi aliento
que deseas


11:59 AM
Llueve media taza de té
y la brisa toca ansiosa la puerta

Hoy he decidido
no estar ni para el viento


INOCENCIA DEL AMOR
¿Quién sufrirá la siguiente herida;
qué corazón conocerá
esta espina
este muérdago?

Inocente certeza del amor:
ser la caricia que precede
al trabajoso y mal logrado olvido.


***Poemas transcritos de: Antología de mi Palabra Ausente (2009) de Deibi Díaz. Publicado en San Carlos por El perro y la rana (Sistema Nacional de Imprentas Regionales-Cojedes)

6 comentarios:

Ana I. Sanso dijo...

Preciosos poemas gracias por compartirlos Isaías......Hoy yo tampoco estoy ni para el viento

Soledad Suarez dijo...

Hermosos, sencilos y llenos de significado, estos bellos poemas que compartes amigo. Como a mi me gustan. Gracias por compartirlos! Un abrazo

Teresa Sánchez Sánchez dijo...

Me gustaron los bellos versos que nos trajiste en esta entrada. Saludos.

Alfmega marin dijo...

Esta entrada me gusta especialmente. son unos versos cálidos y sencillos que manan sentimientos universales. Saludos

franklin josue frade brito dijo...

HERMOSO POEMA PORQUE HABLA SOLO EL VIENTO DE NUESTRA NATURALEZA,HERMOSO SILENCIOS Y LLENOS DE MUCHOS SIGNIFICADOS,,MUCHOS VERSOS LINDOS Y SENCILLOS Q LLEGAN AL CORAZON DE CADA PERSONA.

andrea nathalhy garrido dijo...

Agradables, poemas aunque es muy cierto el amor es dolor, como muy bien lo dice, quien sufrira la siguiente herida?, que corazon inocente conocera el amor. Me agrado mucho, mucho muy completo. Gracias profesor.