domingo, 28 de octubre de 2012

ROMANCE DE TRES CAMINOS (Rafael Vilorio Méndez) (*)

(imagen del archivo de Emily Salas)

"....yo tuve sed de tu amor
quise beberlo trigueña
pero en él, solo encontré
jagüeyes de sol y arena".



Por un camino de olvido
el galope de mi voz
pasó cruzando caminos
enlazando soledades
con soga de puro olvido
como caminante errante
soñando un mundo perdido
con paso de Llano y sombra
como turpial sin trino
sin fe, ni en los horizontes
como cuatro adormecido
cuerdas del mudo silencio
pulsan mi son dolorido.
Caminante, caminante
despierta al andar dormido
trote seco, sin remansos
por el terronal ardido
con sed de caminos y cielo
sueños del hombre vencido:
derroteros del querer
cuando se forja un destino
largas cornadas de antiguas
en el aire me han herido
tristeza de alma y sabana
Por querer como he querido
por buscar lo que se ha muerto
sin siquiera haber nacido
tu amor de Llano moreno
tremedal de mi cariño.

Por un camino de penas

yo tuve sed de tu amor
quise beberlo trigueña
pero en él, solo encontré
jagüeyes de sol y arena.
fui un caminante perdido
bajo un cielo sin estrellas
pa` el caminante perdido
ah malaya luna llena
pa` mi sed de enamorado
manantiales de aguas buenas
Camina, caminador
por las picas del que sueña
por un camino de sombras
camina mi pena negra
mis esperanzas se alargan
largas como una cadena.
Corazón: ¿por qué tan triste,
por qué sollozas de pena?
-Sollozo porque la quiero
porque la siento mi dueña
sollozo porque me muero
si no estoy viviendo en ella.
Turbias sombras de caminos
más negras que dudas negras
voces de Llano, lejanas
rumor de ilusiones muertas.

Por un camino de sueños

La soga cimarronera
trasnochada de luceros,
de palma y de soledad,
enlaza lunas de enero,
sobre las aguas de río
se oyen cantos agoreros
del canto del yacabó
las agonías del te quiero,
el verano está silbando
tonadas de vientos lejos.
se va la garza morena
se marchan los teros-teros
ausencia de los yaguasos,
se queda solo el estero
solitaria de tristeza
la chusmita alza su vuelo,
sola se queda la copla
cantar del llanto y de sueño
soledades de caminos
por los rumbos del ensueño.
-Aunque no pueda tenerte
aunque besarte no pueda
quiero todo lo que es tuyo
te quiero siempre, te quiero.



RAFAEL VILORIO MÉNDEZ . Nacido en Tinaco, estado Cojedes, el 1 de octubre de 1939. Se graduó de bachiller en Filosofía y Letras en un liceo de Valencia, estudió 3 años de derecho y regresa a su pueblo donde trabaja en diferentes áreas del quehacer cotidiano .A los 19 años escribe su primer poema titulado ROMANCE DE TRES CAMINOS y en 1993 gana el Premio Municipal de Poesía en San Carlos. Actualmente trabaja la artesanía, especialidad en la que ha alcanzado sus mayores logros. Desde hace años un Parque Artesanal en la entrada de su ciudad natal lleva su nombre; un homenaje en vida que muy pocos pueden darse el lujo de contemplar.
Rafael Vilorio, comenzó haciendo animalitos de plastilina, primero para los hijos y después para los nietos, una de las hijas que trabajaba con arcilla le pidió que le hiciera la mula y el buey para el nacimiento. Desde entonces de dedico a hacer nacimientos criollos. Rafael Vilorio transformado el barro primigenio. En el libro Manos del sueño (2007) se apunta: “Uno ve cada pieza de Vilorio y vuelve en el tiempo a las calles de Tinaco, un pueblo ilustrado y humilde como Rafael mismo, populoso ambos en Vía Crucis, religiosidad imaginaría, tradicionales ya por irse y personaje difusos en el amarillento memoria que el barro revive”. “Creo que he cumplido en la vida a pesar de todas las locuras dice el maestro Vilorio, quien también es poeta y tiene al Llano como fuente de inspiración.
El poema ROMANCE DE TRES CAMINOS es parte del poemario: Llano, querencia y olvido. Plasma claramente el amor no correspondido de un llanero que en su deambular por los caminos del Llano va llorando, deseando y recordando un amor en anhelo. El protagonista busca refugio en el canto melancólico y en los arpegios de un arpa y un cuatro, mas solo consigue hacer más profundo su dolor.
En la soledad de los caminos, cual espejismo, ve reflejada su querencia, en los jagüeyes, en las palmas solitarias y en triste trinar de los turpiales , sintiendo que su corazón late al compás del trote en su cabalgadora y comprende que aun queriendo tener esperanza la mujer de su sueño será solo eso, un sueño.
El autor emplea magistralmente los recuerdos literarios de los símiles y metáforas, para darle la oportunidad al lado de crear una imagen mental de lo que allí se expresa. Hermosamente se describe el personaje llanero, pudiéndose decir que es un estilo tradicionalista donde se presenta el modo en que ama un llanero, la manera, como traduce su dolor, así como su querencia en canto, mientras que el transistor de los caminos de la vida busca consuelo y se afana a la esperanza de conquistar y recuperara el amor de una mujer.
Llano, querencia y olvido debe ser visto como la pintura donde se refleja los paisajes los sentimientos y las decisiones e un llanero que perdiéndose en la sabana busca el refugio de su pena en el llano bravío, en el canto la tonada y en el olvido de quien lo hirió con la fe, de que en esos caminos y en esas sabanas queda abandonada la soga de su dolor, para luego dar paso a otro amor que quizás encontraras en esos mismos caminos.
Yaritza Lugo, San Carlos, 28  de octubre de 2012.


(*)Romance de tres caminos, se tomó de Antología de poetas tinaqueros (1988), recopilación y notas de Porfirio Arias Moreno. San Carlos: Fondo Editorial de las Letras Cojedeñas.

No hay comentarios: