domingo, 22 de abril de 2018

Rimas de Amor Llanero (3). Varios Autores


Coquetería llanera. Imagen en el archivo de Joel González


José Antonio Borjas Nieves
AMOR   

Amor es una hoja que se mueve
en el cálido gris de la mañana,
amor es una lágrima que llueve
desde el cálido azul de una pestaña.

Amor es una gota de roció una flor
que se abre en primavera
amor es un crepúsculo tardío
que el corazón eterno desespera.

Amor es un paisaje transparente
que conjuga sus fuerzas de repente 
con el fuego certero de la tarde....

Amor es la rutina cotidiana
el sonido sutil de una campana
el último respiro que se alarde.


Félix Monsalve
HOMENAJEA LA MUJER TINAQUILLERA

En Camoruco eres jazmín
en Guarataro eres rosa.
Tú eres la mujer hermosa
que florece en mi jardín.
En cada noche de abril
que nos trae la primavera.
En Taguanes, en la pradera
eres lirio sabanero.
Así te miro en mis sueños
bella flor tinaquillera.

En El Humazo eres cayena
malabar en Pueblo Nuevo
como flor del crisantemo
en La Cruz pétalos dejas.
Por eso, por ser tan bella
te rendimos homenaje.
Es que sin ti mi paisaje
no tiene el mismo esplendor
porque tú eres linda flor
que en los jardines renace.

Tu belleza de misterio
dejó escapar tu sonrisa
que se marchó con la brisa
a besar a los esteros.
Tu belleza de misterio
enredó entre las palmeras
hebras de tu cabellera
como lazos de ternura
hermoseando la llanura
con tu belleza serena.

El cascabel de tu risa
alegra por la mañana
el despertar de sabana
paisaje que se eterniza
con trinos de aves ariscas.
El paisaje que venía
de esa sabana tan mía
me hace recordarte toda
y alegra la palma sola
que ya tiene compañía.

Te envidia la noche oscura
por tener los ojos negros
que brillan como luceros
que engalanan la llanura,
y se alarga tu figura
por polvorientos caminos
que van suspirando mimos
para alfombrar tus pisadas,
mientras la luna plateada
deja escapar un suspiro.

Con tu belleza tranquila
vas inspirando ternura
con esas cosas tan tuyas
que derramas por la vida.
Así cualquiera se inspira
para cantar en sus versos
las galas de tu universo
rosa perfumada y tierna
y si eres bella por fuera
más bella te ves por dentro.

Tu belleza natural
es como rumor de estero,
como lirio sabanero,
como rosa en el rosal,
como aire en un suspirar,
como la copla inspirada,
como la mujer amada,
como llovizna en abril,
como botón por abrir,
como el sol de la mañana.



Pedro Antonio Manzanero Urbina
AH, MALAYA YO LA VIERA

AH, MALAYA YO LA VIERA
AUNQUE NUNCA YO LE HABLARA
MIS OJOS COGERÁN DICHA
MI CORAZÓN DESCANSARA.

Para probarte mi amor
te daré una explicación
que entre ninguna función
nunca he visto otra mejor
después de mi redentor
yo no he tenido otro encanto
mi corazón vive en llanto
cuando le falla tu abrigo
y cuando te mientan digo
AH, MALAYA YO LA VIERA


Voy para donde quiera
suspirando sigo yo
y para hallarme aliviao
yo he de mirarte siquiera
siendo tu mi compañera
yo no sintiera  gran pena
aunque durmiera sin cena
no se me diera cuidao
en tenerte a mi lao
AUNQUE NUNCA YO LE HABLARA


Cuando de ti me hallo ausente
no hallo como vivir
para aliviar este sentir
voy a mandar para el oriente
a buscar los ingredientes
para pintar tu retrato
para verlo cada rato
y cargarlo para donde quiera
porque viéndote en vidriera
MIS OJOS COGERÁN DICHA.


Pongo una comparación
que me quisieras bastante
y te portaras constante
como yo tengo intención
yo me alegraría en porción
hallarme en tu compañía
amándote de noche y día
paseando universos pasos
y si me echaras los brazos
MI CORAZÓN DESCANSARA


Juan Bautista Olivo
DESDICHADO

Y yo me digo infeliz
que mala fortuna tengo
que todos hablan contigo
yo con mirarte ofendo.

I
Tanto  tiempo temeroso
cómo podría  explicarte
porque me temo de hablarte
que soy muy vergonzoso
me vuelvo a quedar lloroso
sintiendo ese gran dolor
los tesoros de tu amor
a todos vas ofreciendo
no sé qué me estás diciendo
si ha de ser otro el feliz.

Y yo me digo infeliz
que mala fortuna tengo
que todos hablan contigo
y yo con mirarte ofendo.
II
Atado con tus cadenas
padezco infeliz y callo
cuando presente te Hallo
se me  acrecienta las penas
yo no sé si eres ajena
pero cuando a verte  vengo
no sé qué estás diciendo
que soy muy vergonzoso
me vuelvo a quedar lloroso
si ha de ser el otro el feliz.

Y yo  me digo infeliz
que mala fortuna tengo
que todos hablan contigo
y con mirar te ofendo.


Gonzalo Caldera Rodríguez
SEÑORA BONITA

De tu hermosura vibrante
lo poco que yo te pido,
es un tiempo reducido
para ti insignificante
quiero a mi lado sentarte
sentir tu calor divino,
grabar en mi alma los trinos
de tu sangre palpitante.

Amarte así, y recordarte
a lo largo del camino,
con tu hechizo femenino
y tu cabellera abundante.
tus dos pechos desafiantes
como volcanes prendidos,
perforándote el vestido
con deseo avasallantes.

por ultimo contemplarte
tus labios rojos encendidos,
y ese romance servido
en tu sonrisa insinuante.
tocar tu boca y besarte
llevar mi voz a tu oído,
y sembrarte en el sentido
la emoción más fascinante.

Llegar a tu alma y dejarte
lo que mi alma ha establecido,
que es el quererte y ser querido
como marido o amante
ver tu expresión vacilante
pronunciando un !no! fingido
y en tu pecho un !sí! escondido
que florece en tu semblante.



Aldo Donato Márquez
LA GARZA Y YO
I 
Sobre el espejo del río,
compungida y solitaria,
Silenciosa y majestuosa
volaba una garza blanca,
y bajo un árbol sombrío,
arraigado en la barranca,
me contó una por una
las penas que ella pasaba,
porque el amor que tenía
se fue con una gabana.
Me contó con gran tristeza
que del llano se marchaba,
que más nunca volvería
a volar por su sabana,
pero moriría queriendo
al gabán que ella adoraba.

II Parte
Yo también estoy muy solo,
pesaroso en la barranca,
y hago mía tu tristeza,
hermosa garcita blanca.
El amor que yo quería
se marchó sin decir nada,
en el potro del olvido
cabalgan mis esperanzas
y en el río de los recuerdos
mis sentimientos naufragan.
Con la soga del romance
voy a enlazar la nostalgia,
tu pena junto a la mía
volarán esa sabana,
para luego refugiarse

entre las cuerdas de un arpa.



Abel Cardoza Cedeño

BESOS DE LUNA CON MIEL
"Un manojo de pensamientos e ilusiones
se cruzan cuando la miro
el sol abril mañanero 
le dejo el rostro encendido 
la brisa impregnó su pelo 
de hortensias, rosas y lirios 
con matices de flor azul de bora 
me incitan a oír su corazón con sus latidos
al contemplar su belleza 
me deja sorprendido 
hay flor de tacamajaca
con aromas e inciensos desprendidos
altamisa que encuentro en el camino 
tentadores labios purpurinos 
besos de luna con miel 
en la noche sin olvido 
su risa clara me aleja 
tristeza de tiempos viejos 
como corcel galopan mis sentidos
para lograr su conquista 
recorriendo por su cuerpo 
el arpegio de un pajarillo..."

Textos tomados del libro:  "Antología de la Décima Popular en el estado Cojedes", compilación de Isaías Medina López, publicado en San Carlos, Cojedes, por la UNELLEZ.

Rimas de Amor Llanero (2). Varios Autores




Cantante de música llanera Noris Valencia en el archivo de Joel González



José Antonio Borjas Nieves
ELLA VINO DE PRONTO.....

Ella vino de pronto sin pensarlo
en un cielo de luz amanecido,
con deseo quizás preconcebido
 y un afán por encontrarlo.

Tenía color de tierra salpicada
de las nubes que pasan silenciosas,
en sus labios carmín de mariposas
y su boca de miel apasionada.

El amor es más fuerte sin fronteras
donde no existe el tiempo ni la espera
y se realiza así, sin cortapisa.

Ella vino de pronto, de pronto, de repente
pérdida en la raíz del subconsciente
fugaz como un retoño entre la brisa..

 

 

Poema de Nieves Clemente

Dame el fuego compañero

que de mi cuerpo desprende

tu magia, que como un duende

produce tal desespero.

Pues siendo el verso primero

que el deseo acarició.

Entre mi ser que durmió

acurrucado en tu pecho

encendida entre tu lecho

en los suspiros que habló.



Adelis León Guevara
DÉCIMAS DEL ATARDECER  

De San Juan, la gracia amena
conservo en cada mirada,
por esa vida ultrajada
con ese olor a colmena.
Esta vida se condena
entre cardos y destinos,
buscando los remolinos
ardientes de tu pasión,
atraqué mi corazón
en estos arduos caminos.

La sabana de tu risa
la perfumó el amaranto
y el arrebol de tu encanto
quedó colgando en la brisa.
Tu campánula, remisa,
floreció en el ancho río
e inundó con su albedrío
mi seco cauce de amor
que está esperando el ardor
de lo tuyo con lo mío.


Gonzalo Caldera Rodríguez
CATIRA BELLA

Mujer, cuando estés más pensativa
busca sonriente en tus cosas,
allí encontraras las rosas
que tu alma misma cultiva,
lo que sientes, lo que esquivas,
lo que en tu mente se posa
y tantas cosas hermosas
que una sonrisa motiva.
que el horizonte se inspira
al ver tu sonrisa ansiosa,

la brisa estará celosa
por la expresión con que miras;
y con dulzura te admira
por esbelta y majestuosa
viendo tu estampa de diosa
te da un beso y se retira.

el sol con su luz se estira
por tu piel maravillosa
el paisaje verde goza
y al verte reír suspira.

mi verso dice: catira
eres dulce y buena moza
y esa sonrisa sabrosa
que en tus labios gira y gira
no hay lugar para mentiras
cuando te dicen preciosa,
quisiera ser en tus rosas
ese aire que respiras
lo que tu alma transpira
catira bella y graciosa.


JOSÉ “CHEO” RAMÍREZ
JUNTO AL BARCO PESCADOR

YO TE SEMBRE EN AQUEL PUERTO
JUNTO AL BARCO PESCADOR
Y DESDE AQUELLA MAÑANA
TE QUIERO COMO A UN DIOS
(Andrés Eloy Blanco)

I
El alcaraván del sueño
hacia el poniente escapaba
y tu amor se conjugaba
en mi aliento, con empeño,
y cerca del mar abierto,
la playa, como un desierto
encarnó mi fantasía,
cuando, en inquieta porfía
YO TE SEMBRE EN AQUEL PUERTO

II
Sólo la noche escribió
con pinceladas de fuego
la cadencia de aquel ruego
que en el azul se perdió
y en la arena recogió
la entrega, luz y candor;
dulce esencia del amor
que se desbordó en la arena
para dibujar la escena
JUNTO AL BARCO PESCADOR

III

Quedaron las playas solas
y nuestros cuerpos desnudos,
así, saciados y mudos,
se bañaron en las olas
y un rumor de caracolas
llevó en la brisa temprana
esa verdad tan humana
que se quedó en mi soñar…
desde que te amé en el mar
Y DESDE AQUELLA MAÑANA

IV
Hoy al pueblo lo adivino
como Babel de concreto
donde sepulto el secreto
que viví en azul marino.
La tarde que mi destino
ancló tu voz en mi voz
y me enseñó que los dos
éramos mar y arena…
y que, aunque muera de pena
TE QUIERO COMO A UN DIOS


El poema de José “Cheo” Ramírez se tomó del trabajo de Grado ANTOLOGÌA DE LA GLOSA PORTUGUESEÑA DE YORMAN TOVAR Y SU RELACIÒN CON LAS DIFERENTES  CULTURAS LLANERAS, de Damaris Chávez y Josnardo Ruiz, UNELLEZ-San Carlos, Cojedes.